Guinea: El Gobierno anuncia la disolución del FNDC, un grupo coaligado de oposición

·4 min de lectura
© Cellou Binani, AFP

El Frente Nacional de Defensa de la Constitución (FNDC), que denuncia la "gestión unilateral de la transición" por parte de la Junta, fue disuelto por una orden gubernamental autentificada por la agencia de noticias AFP el martes. Esta decisión se produce cuando el colectivo estaba preparando una nueva manifestación.

El Frente Nacional de Defensa de la Constitución (FNDC), un importante colectivo que se opone a la junta gobernante en Guinea desde hace varios meses y que había encabezado la protesta contra el expresidente Alpha Condé (2010-2021), ha sido disuelto por una orden gubernamental autentificada el martes 9 de agosto por la agencia de noticias AFP.

"El presente decreto (...) entra en vigor a partir de la fecha de su firma" el sábado, dice el documento firmado por Mory Condé, Ministro de Administración Territorial y Descentralización.

El anuncio de la disolución se había filtrado el lunes por la noche en las redes sociales tras una nueva convocatoria de manifestaciones por parte del FNDC el 17 de agosto en toda Guinea para denunciar la "gestión unilateral de la transición" por parte de la junta, así como la ausencia de "diálogo creíble" entre la junta, los partidos políticos y la sociedad civil.

El FNDC, una coalición de partidos, sindicatos y organizaciones de la sociedad civil, inició las manifestaciones del 28 y 29 de julio, que fueron prohibidas por las autoridades y en las que murieron cinco personas.

"Su modus operandi se estructura en acciones violentas durante manifestaciones prohibidas, ataques a individuos que no comparten su ideología y acciones selectivas contra las fuerzas del orden", dijo el Gobierno en la orden. "Esta agrupación de hecho (...) provoca manifestaciones armadas en las vías y lugares públicos, teniendo las acciones de un grupo de lucha y milicias privadas".

Este colectivo "pone en peligro la unidad nacional, la paz pública y la convivencia, y no está en la lista de ONG de Guinea, ni en la lista de colectivos asociativos (...) y menos aún en el directorio de ONG aprobadas en la República de Guinea", añadió Mory Condé.

Un golpe a la libertad

"No comentamos la orden del ministro, no nos sentimos concernidos", declaró a AFP Abdoulaye Oumou Sow, responsable de comunicación del colectivo.

Cellou Dalein Diallo, el principal opositor guineano del expresidente Alpha Condé, condenó la decisión, diciendo que era "un golpe a la libertad, la justicia, la democracia y la paz" en las redes sociales.

"La Organización Guineana de Defensa de los Derechos Humanos y del Ciudadano (OGDH) reaccionó diciendo que estaba "muy preocupada" por "el giro de los acontecimientos" y que "creemos que la confiscación de las libertades de los ciudadanos y el silenciamiento de todas las voces disidentes no hará más que complicar la situación".

Dos de los dirigentes del FNDC, Oumar Sylla alias Foniké Mangué e Ibrahima Diallo, están detenidos desde las últimas manifestaciones en la cárcel civil de Conakry tras ser acusados de "participación en una reunión prohibida, saqueo, destrucción de bienes públicos y privados, agresión y lesiones".

La falta de diálogo

El colectivo había suspendido sus movimientos de protesta durante una semana, incluido el previsto en todo el país el 4 de agosto, "a petición expresa" del jefe de Estado de Guinea-Bissau, Umaro Sissoco Embalo, actual presidente de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO).

La tregua tenía "el único objetivo de dar una oportunidad a la mediación de la CEDEAO para encontrar una salida favorable a la crisis en Guinea", había dicho el FNDC.

El coronel Mamady Doumbouya, que derrocó a Alpha Condé, en el poder desde 2010, el 5 de septiembre, se comprometió a entregar el poder a civiles elegidos en un plazo de tres años.

El 1 de agosto, la CEDEAO hizo un llamamiento "a las autoridades guineanas, a la clase política y a la sociedad civil para que entablen un diálogo inclusivo con el fin de rebajar la tensión y acordar un calendario y unas modalidades razonables para el restablecimiento pacífico del orden constitucional".

Pero la junta militar se niega "a responder a los numerosos llamamientos al diálogo sobre la transición", denunció el lunes el FNDC en un comunicado en el que también criticaba "la actitud de desafío crónico" del gobierno guineano frente a la CEDEAO, su "gestión unilateral y autoritaria de la transición" y "el uso ilegal de armas letales en la gestión de las manifestaciones".

Además de la apertura de un "diálogo creíble" con los actores políticos y la sociedad civil y la fijación de un plazo razonable y consensuado para la duración de la transición, el FNDC exige que la junta libere incondicionalmente a todos sus activistas detenidos durante las últimas manifestaciones.

*Con AFP; adaptado de su versión original en francés