Guía práctica para comprar con éxito ropa usada

·4 min de lectura
Un alto porcentaje de los consumidores de los mercados desarrollados desea limitar los efectos del cambio climático y vivir de forma más sostenible. Y una manera de lograrlo es adquiriendo ropa de segunda mano. (Getty Images)
Un alto porcentaje de los consumidores de los mercados desarrollados desea limitar los efectos del cambio climático y vivir de forma más sostenible. Y una manera de lograrlo es adquiriendo ropa de segunda mano. (Getty Images)

Comprar ropa de segunda mano puede ser una tarea titánica. Hay que revisar, examinar, investigar y hasta oler para volver a casa con una prenda que te siente de maravillas y que puedas disfrutar como si fuera nueva.

Para muchos el esfuerzo vale la pena. Es una opción accesible para hacerle frente a la moda rápida (fast-fashion) que se ha apoderado de los hábitos de consumo de los Millennials y de la Generación Z porque les permite comprar ropa barata que pueden renovar en cada temporada.

También es una manera de ser coherente con la necesidad apoyar un modo de vida sostenible para el planeta. Se cree que la industria de la moda rápida es el segundo sector más contaminante del agua dulce en el planeta y que será el responsable de la generación del 25% de las emisiones de carbono a nivel mundial para 2050.

Por eso cuando decides comprar ropa de segunda mano no sólo beneficiarás a tu bolsillo, sino que habrás asumido un modo de consumo ético con un menor impacto ambiental.

Pero hay que enfrentarse con varios desafíos para encontrar lo que buscamos. Recuerda que las tiendas físicas o digitales de ropa usada no cuentan con los millones de dólares que invierten las grandes corporaciones textiles para mercadear sus colecciones instantáneas y desechables.

Así que aquí te muestro una lista de claves que te ayudarán a ahorrar tiempo y dinero para renovar tu armario.

  • Identifica lo que te hace falta

Antes de salir de casa, lo primero es mirar a fondo tu guardarropa. Si entras a ciegas a una tienda podrías sentirte abrumada y aumentarás las posibilidades de comprar algo que en realidad no necesitas. La idea es afianzar la práctica del consumo consciente.

  • Haz una lista

Escribe en un papel o en tu móvil los artículos que desearías comprar y sobre todo los que debes evitar a toda costa. Mis trampas emocionales son los zapatos de tacón alto y los vestidos de cóctel. Me encantan pero a la larga los termino regalando porque no los uso.

  • Decide cuánto puedes gastar

Tener un presupuesto claro es esencial. Si lo que buscas es un vestido de un diseñador reconocido, cuánto es lo máximo que gastarías por él. Si no tienes eso bien definido, podrías asaltar tu propia cuenta bancaria por la tentación de poseer una pieza exquisita.

  • Inclínate por las marcas reconocidas

En el mundo de la moda actual hay dos tendencias bien de definidas. La ropa confeccionada por casas que jamás hemos escuchado que suele ser llamativa pero está creada para durar una o a los sumo dos temporadas. Y la ropa de marcas reconocidas que están producidas para aguantar el paso del tiempo. Así que elige marcas de vestimentas que has tenido y que te han durado mucho.

  • Busca en varias tiendas

Si sabes exactamente lo que quieres no te des por vencida antes de encontrarlo. Visita varias tiendas por internet o en tu ciudad hasta encontrar lo que buscas. Un dato importante a tener en cuenta es que, en los mercados callejeros o en algunas tiendas de segunda mano, la ropa no está clasificada por tamaño ni tipo.

  • Revisa bien todos los detalles

La ropa usada que compres debe estar en perfectas condiciones. Así que afina tus ojos para encontrar agujeros, botones perdidos o manchas. Huye de la tela desgastada en las costuras entre las piernas o debajo de los brazos porque se podría rasgar con facilidad.

  • Huele todo

La ropa a la venta en tiendas de segunda mano con trayectoria suele estar limpia. Pero las telas en ocasiones quedan impregnadas con olor a cigarrillo, bolas de naftalina, perfumes o mascotas que son muy difíciles de quitar. Tendrías que considerar si la pieza te gusta tanto como vestir un traje con un aroma que no es el tuyo o si estás dispuesta a gastar un dinero adicional para eliminar los olores en una tintorería especializada.

  • Ten cuidado con la ropa hecha a la medida

Un modelo único que fue confeccionado por una modista para un cliente pareciera una buena opción a simple vista. Pero la realidad es que puede ser una idea garrafal. Los artículos hechos a la medida o modificados para adaptarse al cuerpo de una persona probablemente no te servirán.

También te podría interesar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente