La guerra en Ucrania y los temores de escasez de gas han dado un renacimiento inesperado al carbón

·1 min de lectura

Ingo Engel es uno de los últimos carbonerosn en la ciudad Alemana de Leipzig. En realidad, él quería retirarse hace mucho tiempo. Pero en este momento, él y sus briquetas están muy solicitados. La guerra en Ucrania y los temores de escasez de gas han dado un renacimiento inesperado al carbón.

Ingo Engel, carbonero en Leipzig:

_"Los pedidos se han triplicado. El teléfono nunca está en silencio. Es una locura. Es comprensible que todos estén asustados._La mayoría de la gente afortunadamente conservó una estufa de carbón en el interior de la casa. Y creo que sigue siendo una opción más barata en comparación con el petróleo y el gas".

El carbón, el asesino del clima que se creía muerto, vuelve a tener demanda. En la fábrica de briquetas de Schwarze Pumpe en Lausitz, las líneas de producción funcionan a toda velocidad.

La producción es permanente, incluso en los meses de verano. La gente quiere carbón para el próximo invierno.

Sebastian Jeringa, es un cliente: "Estoy bien abastecido por ahora. Así que no tengo grandes preocupaciones para el invierno."

En tiempos de la RDA había casi 30 carboneros en Leipzig , ahora solo hay cuatro. Para Engel, la jubilación está fuera de lugar, de momento.

"Creo que mientras Putin no esté mentalmente a la altura de las cirucnstancias, esto va a seguir continuará hasta fin de año y el año que viene, ya veremos".- dice Ingo , y añade con sorna...

"¡Todo tiene un final, cariño! ¡Todo se arreglará!"

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente