La guerra de Ucrania está siendo una masacre para Rusia y estos datos lo demuestran

·4 min de lectura

La guerra de Ucrania cumple su primer mes y ciudades como Kiev, Járkov o Mariúpol están sufriendo duramente los ataques rusos. Unas instantáneas de devastación que pueden hacer pensar que los ucranianos están siendo arrasados en el campo de batalla. Sin embargo, nada más lejos de la realidad.

Los expertos señalan que cuando Rusia planeó la invasión quería un conflicto relámpago que tenía como objetivos la conquista de Járkov, la unión del Donbás con Odesa y, por supuesto, la rendición de la capital. Han pasado los días y las semanas y las tropas rusas no solo no han logrado ninguno de ellos, sino que además están sufriendo en sus propias carnes las consecuencias de la guerra.

Tanques rusos destruidos en la guerra de Ucrania (Irina Rybakova/Press service of the Ukrainian Ground Forces/Handout via REUTERS)
Tanques rusos destruidos en la guerra de Ucrania (Irina Rybakova/Press service of the Ukrainian Ground Forces/Handout via REUTERS)

Las numerosas bajas, las pérdidas de equipos y la falta de progreso sobre el terreno amenazan con llegar a un punto muerto en el que el conflicto se perpetúe por la imposibilidad de los dos bandos en avanzar; esto es, que Ucrania no sea capaz de expulsar a los rusos, pero estos tampoco logren avances significativos que puedan acelerar el fin de las hostilidades, tal y como explica The Washington Post.

De momento, la cifra de bajas hecha pública por el Ministerio de Defensa ruso ya empieza a sugerir que la situación empieza a ser insostenible para sus tropas. Hasta el 21 de marzo habían muerto 9.861 soldados y habían resultado heridos 16.153. Por poner en contexto este número, eso significa que hay unos 379 falleciendo cada día y unos 1.000 que ya no pueden luchar, lo que significa que entre un tercio y un cuarto de su principal fuerza de combate ya no está disponible.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Las estadísticas, desde luego, son impresionantes y muestran que a Rusia la guerra le está suponiendo un esfuerzo enorme. Sorprendentemente, la cifra real de bajas es superior a las estimaciones que manejaban las potencias occidentales, que hablaban de 7.000 muertes.

Esa situación tan desfavorable ha provocado que Rusia se vea obligada a movilizar a la mayor parte de su fuerza. De los 168 grupos tácticos del Ejército ruso, 120 ya están en combate, lo que representa unos 100.000 de los 190.000 soldados enviados a Ucrania, de acuerdo a la inteligencia estadounidense.

Los rusos están teniendo que enfrentarse a la feroz resistencia ucraniana, a los duros asedios, a falta de suministros y municiones, y a una baja moral. Tanto es así que los estrategas militares consideran que está llegando al punto culminante de su ofensiva. ¿Qué significa esto? Que si no consigue sus objetivos, deberá cambiar el plan. De momento, el aumento de los bombardeos y su virulencia sobre las principales ciudades son un buen indicador de la frustración ante los lentos avances en el terreno.

Soldados ucranianos llevan un lanzador de misiles Javelin. (REUTERS/Gleb Garanich)
Soldados ucranianos llevan un lanzador de misiles Javelin. (REUTERS/Gleb Garanich)

Concretamente, Ucrania está convirtiéndose en un cementerio para los tanques rusos, tal y como desvela The Wall Street Journal. A fecha de 17 de marzo, había dejado de contar con más de 230 vehículos armados, de los cuales la mayoría habían sido destruidos, mientras que los restantes habían sido abandonados, capturados o dañados.

Estas enormes pérdidas se explican por el uso de drones y por la utilización de los Javelins, misiles antitanques estadounidenses, que se han convertido en el símbolo de la resistencia ucraniana.

Así pues, Rusia se enfrenta al riesgo de que su campaña dentro de muy poco sea insostenible y las siguientes dos semanas pueden resultar decisivas. Por ejemplo, la caída de Mariúpol, sería muy importante para sus aspiraciones, ya que podría liberar a un número relevante de tropas y dirigirlas hacia otro objetivo. Está por ver cómo sigue evolucionando un conflicto que tiene todos los visos de alargarse en el tiempo.

EN VÍDEO I Así desactivan los servicios de emergencia ucranianos una bomba del ejército ruso que no llegó a explotar

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente