Los bombardeos vuelven a la central nuclear de Zaporiyia: "¡Estáis jugando con fuego!”

El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) ha denunciado este domingo “potentes explosiones en la zona de la central nuclear de Zaporiyia” durante la tarde del sábado y de nuevo este domingo.

Rusia, por su parte, ha informado de hasta 15 impactos de artillería pesada ucraniana solo durante el domingo, uno de los cuales ha caído en la cubierta del Edificio Especial Número 2 de la central.

Estos ataques “ponen fin abruptamente a un periodo de relativa calma en estas instalaciones y ponen de nuevo de manifiesto la necesidad de aplicar medidas para evitar un accidente nuclear”, ha apuntado el director general del OIEA, Rafael Mariano Grossi, citado en el comunicado del organismo.

El OIEA ha constatado así “bombardeos cerca de y en el propio lugar de la mayor central nuclear de Europa”. Concretamente menciona “más de una decena de explosiones” que pudieron escuchar y en algunos casos ver los expertos presentes en el lugar.

Los inspectores han sido informados por la dirección de la central de que ha habido daños en algunos edificios, sistemas y equipos, “pero ninguno de ellos es crítico para la seguridad”. Grossi ha advertido de que estas noticias son “extremadamente preocupantes”.

“Las explosiones se han producido en el lugar de esta enorme central nuclear y es completamente inaceptable. Quienquiera que sea responsable debe cesar de inmediato. Como ya he dicho muchas veces, ¡estáis jugando con fuego!”, ha alertado.

Así, Grossi ha abogado por el establecimiento de una zona de seguridad en torno a la central nuclear. En los últimos meses se ha negociado esta posibilidad, hasta ahora sin éxito. “No me voy a rendir hasta que sea una realidad. Estos últimos bombardeos demuestran que es más necesaria que nunca”, ha remachado.

Impacto de 15 proyectiles

La agencia nuclear rusa, Rosenergoatom, ha confirmado hasta el momento 15 impactos de artillería pesada en territorio de la central nuclear, uno de los cuales ha caído sobre la cubierta del Edificio Especial Número 2, donde se almacena combustible nuclear.

“Hubo bombardeos no solo ayer, sino también hoy. Están bombardeando ahora mismo. Hasta el momento se han registrado 15 impactos en las instalaciones de la central nuclear. Cualquiera de estos ataques contra una central nuclear supone una amenaza para la seguridad”, ha advertido un portavoz de Rosenergoatom, Renat Karchaa, en declaraciones a la agencia de noticias rusa TASS.

Uno de los edificios afectados por los buses ha sido el Edificio Especial Número 2, que sirve para almacenar combustible nuclear. También ha recibido un impacto la zona de almacenaje seco donde se acumula el combustible nuclear gastado.

“Se están construyendo ya estructuras de refuerzo. Hay un muro de cemento que ha sido afectado por la metralla. Por suerte las estructuras eran lo suficientemente elevadas. De lo contrario, los fragmentos podrían haber entrado en el propio almacén”, ha explicado Karchaa.

Por el momento el nivel de radiación continúa en parámetros normales. “Gracias a Dios hasta ahora no ha habido emisiones de radiación”, ha indicado el responsable ruso.

Previamente, el Ministerio de Defensa ruso había informado de dos oleadas de bombardeo sobre la central de energía nuclear. “Desde las 9.15 hasta las 9.45 se han disparado doce proyectiles de artillería de gran calibre. Ocho de ellos han hecho explosión entre la quinta unidad de potencia y el Edificio Especial Número 2, tres impactaron entre la cuarta y la quinta unidades de potencia y uno golpeó la cubierta del Edificio Especial Número 2″, ha explicado el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, general Igor Konashenkov, citado por la agencia de noticias rusa Interfax.

Konashenkov ha explicado que “entre las 10.00 y las 10.10, se dispararon dos proyectiles más sobre la línea eléctrica que alimenta la central”. Además, el portavoz ruso ha recordado que el sábado la artillería ucraniana lanzó once proyectiles de gran calibre contra el territorio de la central nuclear.

160 militares rusos heridos

Kiev por su parte ha acusado a Rusia de este ataque y ha denunciado que las instalaciones dañadas son justamente las necesarias para suministrar electricidad a Ucrania.

“La naturaleza y el listado de las instalaciones dañadas en la central nuclear de Zaporiyia indican que los atacantes inutilizaron exactamente las infraestructuras necesarias para el arranque de los reactores 5 y 6 y el restablecimiento de la producción de la central para satisfacer las necesidades de Ucrania”, ha apuntado Energoatom, la agencia nuclear ucraniana.

Kiev reprocha además a Rusia que utilice las instalaciones de la central nuclear como base militar y ha denunciado el “chantaje nuclear” de Moscú que “pone en peligro al mundo entero”. Como solución plantea la desmilitarización de la central y de la vecina ciudad de Energodar y la devolución del control de la central a las autoridades ucranianas.

Además, Ucrania ha informado de 160 militares rusos heridos como consecuencia de los disparos contra una “concentración” de fuerzas rusas en la región de Zaporiyia.

“Se ha confirmado que las Fuerzas de Defensa han destruido efectivos enemigos acumuladas en las localidades de Vasilievka, Novobogdanovka, Mijailovka y Kamish-Zaria, en el territorio provisionalmente ocupado de la región de Zaporiyia”, ha informado el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas ucranianas.

Diez unidades de material militar de distintos tipos y un depósito de munición han sido destruidos. Resta confirmar la cifra de muertos, ha apuntado el Estado Mayor ucraniano en el texto, difundido en Facebook. Además Ucrania ha informado del derribo de un dron Orlan-10 y de un ataque contra un puesto de mando y un depósito de combustible.

En un balance previo de este domingo Kiev ha dado cuenta de que desde el inicio de la invasión de febrero han muerto 84.210 militares rusos, incluidos 330 fallecidos en las últimas 24 horas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR