Si te has perdido en la guerra de Pantoja contras los Rivera, te la explicamos en seis claves

Mila Fernández
·Editoria Branded Content
·2 min de lectura
Cayetano y Fran Rivera, a la izquierda, e Isabel Pantoja, a la derecha. (Photo: Getty Images)
Cayetano y Fran Rivera, a la izquierda, e Isabel Pantoja, a la derecha. (Photo: Getty Images)

Isabel Pantoja, de momento, no tiene intención de devolver los enseres de Paquirri a los hermanos Francisco y Cayetano Rivera.

La revista ¡Hola! ha adelantado en exclusiva que la tonadillera ya ha contestado al requerimiento notarial presentado esta semana por los hijos de Carmina Ordóñez, en el que exigían a la tonadillera la entrega de los objetos personales que su padre les había dejado en herencia.

Según la publicación, la artista aduce que “la petición se basa en un documento privado de 1987 —el cual asegura no recordar haber firmado— y se remite a la escritura de partición en la que no figuran estos enseres, ya que sólo aparecen los bienes con valor económico y no sentimental, como es el caso”. El patrimonio oficial del torero estaba valorado en 1.000 millones de pesetas (6 millones de euros) e incluía diversas explotaciones agrícolas, varios vehículos, embarcaciones y joyas, además de los bienes más sentimentales.

El culebrón renueva temporada y cada vez es más difícil seguirlo. Demasiados años emitiéndose en programas y revistas de corazón y cada vez con más protagonistas. Una guerra de clanes que resumimos en seis puntos claves.

Si te has perdido algún capítulo de este lío de capotes (y otros enseres), todavía estás a tiempo de engancharte.

El testamento de Paquirri y el fallo a favor de Carmina

El 5 de junio de 1994 Carmina Ordóñez llevó a los juzgados de Alcobendas a Isabel Pantoja y ganó. Conseguía por fin el objetivo por el que llevaba luchando siete años, desde que en 1987 se leyó el testamento de Paquirri (fallecido el 26 de septiembre de 1984). Quería que sus hijos Fran y Cayetano tuviesen los 26 enseres personales que le había dejado su padre. “Des...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.