The Guardian hace autocrítica sobre su cobertura el 1 de octubre en Cataluña y alerta sobre las noticias falsas

Vivimos en la época de la inmediatez, donde gracias a las redes sociales tenemos acceso a todo lo que está ocurriendo en el mundo de una forma rápida y sencilla, pero no está exenta de riesgos. De hecho en los últimos años se han multiplicado las noticias falsas aprovechándose precisamente de este factor. En ocasiones los medios, en su intento de publicar la información pronto, publican bulos con nulo rigor periodístico. Así ocurrió el 1 de octubre en Cataluña donde proliferaron todo tipo de imágenes difíciles de verificar. Ahora The Guardian, uno de los rotativos más prestigiosos del mundo, hace autocrítica sobre su cobertura ese día.

El artículo de The Guardian.

El periódico británico publica un artículo titulado ‘La violencia en Cataluña necesitó un escrutinio más cercano en la época de las noticias falsas’. Está firmado por Peter Preston, su antiguo director, y desde el comienzo es toda una declaración de intenciones. “El fallo de no comprobar las imágenes de aquellos que estaban supuestamente heridos en las manifestaciones recientes de independencia no le hizo ningún favor al periodismo”.

El texto ahonda en la necesidad de que los medios dispongan de fact checkers (gente que contrasta la información) debido a la proliferación de noticias falsas.

Concretamente se refiere a que durante el día la votación aparecieron “muchas imágenes falsas de personas que supuestamente habían sido lastimadas por la policía, pero que realmente fueron instantáneas tomadas en otras manifestaciones”. En este sentido, se refiere a dos ejemplos muy claros: el de la mujer que denunció que los policías le habían roto los dedos y era falso y el del niño de 6 años que estaba paralizado por la violencia de los agentes, algo que no sucedió.

La joven que denunció que la habían roto los dedos (Twitter).

La conclusión de Preston es demoledora: frente a los 893 votantes heridos que denunció la Generalitat, solo había dos heridos de consideración. Un saldo muy diferente que pone el foco en que no hubo ninguna verificación independiente que pusiera en duda las cifras oficiales. Las intervenciones de los agentes fueron “violentas y atemorizantes” pero “no hay ninguna ventaja para el miedo y el odio construido sobre bases frágiles”, concluye.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines