La Guardia Revolucionaria iraní califica las protestas como “sedición”

·2 min de lectura

Teherán, 22 sep (EFE).- La poderosa Guardia Revolucionaria de Irán calificó este jueves las protestas por Mahsa Amin como “sedición” y pidió al Poder Judicial que juzgue a los que “diseminan rumores y mentiras” en las redes sociales y en las calles.

El cuerpo militar hizo alusión a los recientes actos de “sedición” que han sido “organizados por el enemigo” en un duro comunicado, en el que además dio el pésame a la familia de la fallecida.

“Hemos pedido a la judicatura que identifiquen a los que diseminan rumores y mentiras en redes sociales y en las calles y que actúe con decisión contra ellos”, añadió el organismo.

La Guardia Revolucionaria afirmó que se está usando “la muerte de una compatriota” contra el país y alabó a los iraníes que no se han unido a esta “conspiración”.

Por su parte, el diario ultraconservador "Kayhan", cuyo director es elegido por el líder supremo de Irán, Ali Jameneí, criticó al Poder Judicial por aparentemente no condenar a nadie por las protestas.

“No tengan piedad con estos criminales”, pidió el periódico.

Amin fue detenida el martes de la pasada semana por la llamada Policía de la moral en Teherán, donde se encontraba de visita, y fue trasladada a una comisaría para asistir a "una hora de reeducación" por llevar mal el velo.

Murió tres días más tarde en un hospital adonde llegó en coma tras sufrir un ataque al corazón, que las autoridades han atribuido a problemas de salud, algo rechazado por la familia.

Desde entonces se han multiplicado las protestas en al menos 20 ciudades y han muerto ocho personas, según la versión oficial.

En la pasada madrugada murieron dos basijis, milicianos islámicos, y fueron quemadas al menos dos comisarias, además de numerosos coches.

Vídeos compartidos en Twitter por activistas y periodistas mostraron protestas en numerosas ciudades del país una noche más, pero su autenticidad no está verificada.

El Gobierno bloqueó anoche el internet móvil casi completamente y limitó aplicaciones como Whatsapp e Instagram en un aparente intento por controlar las protestas.

(c) Agencia EFE