Guía para entender el embrollo político tras la coalición de izquierdas en Andalucía

·10 min de lectura
Los integrantes de la coalición Por Andalucía presentan la candidatura. (Photo: Europa Press News via Getty Images)
Los integrantes de la coalición Por Andalucía presentan la candidatura. (Photo: Europa Press News via Getty Images)

Los integrantes de la coalición Por Andalucía presentan la candidatura. (Photo: Europa Press News via Getty Images)

23:57 horas del día 6 de mayo. A falta de tres minutos para que acabe el plazo de registro de candidaturas ante la Junta Electoral de Andalucía para las elecciones del próximo 19 de junio, salta la noticia: hay coalición de izquierdas.

Las alertas informativas aparecen en todos los móviles a la medianoche tras horas muy tensas en las que parecía que se avecinaba la enésima división entre partidos de izquierdas por la falta de acuerdo entre Izquierda Unida y Podemos.

Para alivio de los electores de izquierdas, la formación morada, con Juan Antonio Delgado como candidato, cedía y permitía que sea Inmaculada Nieto, de IU, quien encabece la candidatura, repartiendo cuatro cabezas de lista para Podemos, tres para IU y una para Más País. La coalición se llamará Por Andalucía.

Sin embargo, lo que parecía el capítulo final de un amago de esperpento, era tan sólo el principio.

Porque los partidos que aparecen registrados ante la Junta Electoral en la coalición son Izquierda Unida, Más País, Equo, Iniciativa del Pueblo Andaluz... pero no Podemos ni Alianza Verde.

Y a partir de aquí, la madeja que parecía desenredada, en realidad estaba a punto de enredarse mucho más.

Estas son las claves del lío político que se ha provocado alrededor de la coalición de izquierdas en Andalucía.

¿Qué ha pasado?

La Junta Electoral de Andalucía no ha permitido la inclusión de Podemos ni de Alianza Verde en la coalición Por Andalucía por no haber llegado a tiempo la solicitud de registro con estos dos partidos.

Según informó la propia Junta en un comunicado al día siguiente del acuerdo político, la solicitud llegó fuera de plazo: a las 00:14 horas del 7 de mayo la primera solicitud y a las 1:17 horas de ese mismo día, la segunda.

Según indican diversos medios, desde Podemos aseguran que IU envió el documento para que lo firmasen a las 23:48 horas y que la formación morada lo devolvió firmado a las 23:57, a la espera de que fuera IU quien lo registrara.

Pese a que desde Podemos e IU se intentaba tranquilizar asegurando que se trataba de un problema “técnico” y que era subsanable, los distintos recursos y escritos presentados por los integrantes de la coalición han sido rechazados sistemáticamente por la Junta Electoral, que no ha permitido la inclusión del partido morado en Por Andalucía.

El último intento de la coalición hasta ahora ha sido un escrito de subsanación que pedía incluir a Podemos esgrimiendo que la constitución de Por Andalucía ante la Junta “no se correspondía con la realidad del pacto político alcanzado por seis formaciones políticas que constan en el pacto de coalición que fue anunciado públicamente antes de su presentación en registro”.

Pero la Junta Electoral andaluza lo denegó insistiendo en que la solicitud de la coalición se había presentado fuera de plazo.

¿Qué implicaciones tiene?

El rechazo de la Junta Electoral puede provocar un verdadero problema económico para Podemos en Andalucía.

Para la financiación de la campaña electoral, los partidos cuentan con una cantidad de dinero en concepto de anticipo de las subvenciones electorales que, entre otras cosas, tiene que ver con el resultado logrado en las últimas elecciones.

En el caso de Podemos, es un dinero obtenido en la coalición en la que se presentó -Adelante Andalucía- junto a Izquierda Unida y a los Anticapitalistas de Teresa Rodríguez.

Pero al no haber sido registrado legalmente en la nueva coalición, Podemos va a tener complicado acceder a esos fondos y está por ver si Por Andalucía puede recibir el dinero que les correspondía a Podemos e IU o sólo recibirá la parte de IU.

¿Tanto lío sólo por esto?

No. O, al menos, no sólo. El lío ha venido porque, mientras en Andalucía los miembros de la coalición se conjuraban en torno al proyecto político, al margen del embrollo legal con la candidatura, desde Madrid comenzaba a generarse un ruido totalmente inesperado.

Concretamente desde el número 32 de la Gran Vía, donde, desde los micrófonos del programa Hora 25 de la Cadena SER, Pablo Iglesias, exlíder de Podemos, lanzaba unas durísimas palabras contra Yolanda Díaz y criticaba cómo se había fraguado el pacto de coalición.

“Lo de Andalucía es un horror. Creo que a muchos nos causa vergüenza y creo que es probablemente la peor manera de empezar algo que es probablemente necesario que es el frente amplio y acumular la ilusión. Esto ha empezado de la peor manera posible”, comenzó Iglesias.

El exlíder de Podemos dijo que ante la falta de acuerdo entre la propuesta de Podemos y la de Izquierda Unida, “finalmente intervino Yolanda Díaz y dijo, yo digo que la candidata tiene que ser la de IU”.

″¿Qué pienso yo? Que quizás la próxima vez estaría muy bien hacer unas primarias para no tener que pasar por esta vergüenza”, argumentó Iglesias, quien añadió que “Yolanda ha sido clarísima y cristalina y toca obedecer”.

“Podemos contribuyó a traer a España una cosa que no era frecuente, que son las primarias, y hemos vuelto a los partidos, los despachos, las puñaladas, los registros, las filtraciones, yo digo, tú dices... Esto, si hubiera un sistema de primarias, no lo tendríamos y no habría por qué tener dedazos y situaciones como las que estamos viviendo en estos momentos”, criticó.

Iglesias llegó a asegurar que el proyecto que prepara Yolanda Díaz para ver si se presenta a candidata a las próximas generales nacería “muerto” si esta fuera la dinámica habitual. “Esto no puede volver a pasar”, aseguró el exlíder de Podemos, que se negó a responder a si estaba dolido con la vicepresidenta y ministra de Trabajo.

¿Cómo han respondido desde la coalición?

Su candidata, Inmaculada Nieto, contestó a las pocas horas desde los micrófonos de RNE lamentando la “testosterona de más” que hay “en las tertulias” y pidió “no entrar en esos enredos” porque “todo eso es lo que a la gente le echa para atrás de la política”.

Además, contestó a la insinuación de que esto pudiera ser el primer ensayo del proyecto de Yolanda Díaz para España negando la mayor. “El proyecto que va a abrir la vicepresidenta no es lo que hemos hecho en Andalucía”, afirmó. Según Nieto, Díaz “está hablando de un proceso más amplio con escucha, con implicación activa, social y con otros actores. Su proceso de escucha es, por así decir, algo más a fuego lento”.

Además, la candidata de Por Andalucía cree que Díaz va a hacer este proceso “anclándolo a gente que haya hecho ya esa reflexión de orillar broncas, recelos, insultos, agravios, y que se haya puesto en positivo a abrir un futuro mejor a nuestra gente”.

También ha sido llamativa la actitud que ha tenido Juan Antonio Delgado, el candidato de Podemos, que publicó este mensaje en Twitter apostando por la conciliación dentro de la coalición: “Más allá de cuestiones administrativas, hay seis fuerzas políticas que hemos acordado integrar la coalición ‘Por Andalucía’. Ese acuerdo prevalece. Nada hay más importante que Andalucía. ¡Con ilusión, alegría y esperanza, vamos juntos y juntas, compañeras!”

Además, pese al malestar que según Iglesias había en Podemos, Delgado asistió dos días después a la presentación de la candidatura junto a Nieto y el resto de componentes.

Una presentación en la que pidieron disculpas a los votantes “por los días de desazón” generados durante la negociación y posteriormente con los problemas con la candidatura.

El propio Delgado, lejos de mostrar el enfado al que se refirió Iglesias, habló de un proyecto “ilusionante” y “lleno de esperanza”.

“A partir de ahora nos ponemos a pensar en nuestros sanitarios, docentes, bomberos, jóvenes que se han tenido que marchar”, dijo. “Tenemos que ilusionar a todos los andaluces para decirles que aquí hay una candidatura y un espacio que les representa. Todos los que estamos aquí nos vamos a dejar la piel por Andalucía, para que a partir del 19 de junio la derecha y la ultraderecha no estén en el gobierno”, agregó para concluir con un “adelante y al lío”.

¿Qué ha dicho Yolanda Díaz?

A las palabras de Iglesias, nada.

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo sí se pronunció horas antes sobre la coalición que finalmente fructificó en Andalucía aunque, eso sí, lo hizo para desvincularlo de su proyecto político.

Pese a que animó en su visita a la Feria de Sevilla a “sumar” a las fuerzas de izquierdas de cara a las elecciones andaluzas, Díaz quiso dejar claro que su proceso de escucha, que comenzará tras los comicios en Andalucía, no tiene que ver con esta coalición.

“Los partidos tendrán que estar pero no serán el ser. Creo que con eso lo digo todo”, afirmó ante los periodistas, a los que afirmó que el proceso será “de la gente”.

Aun así, Díaz tiene previsto implicarse en la campaña electoral y ayudar a la coalición de izquierdas después de mediar en el acuerdo alcanzado.

¿Y el resto de la izquierda?

Ha habido de todo entre los distintos portavoces de los partidos de izquierdas tras las palabras críticas de Iglesias.

Íñigo Errejón, líder de Más País, uno de los integrantes de la coalición Por Andalucía, pidió respeto para la candidatura y cesar el ruido de cara a la campaña.

“No acostumbro a comentar las tertulias, pero el ruido depende de cada uno y de la actitud que cada uno decida tener. Hay que tener una actitud positiva y hay que estar para aportar”, añadió.

Pablo Echenique, portavoz de Podemos en el Congreso, admitió la “tristeza” que le generaba la situación y pidió, en tono conciliador, “no echar más leña al fuego”. “Vamos a arrimar el hombro en campaña y hacer lo que hacemos siempre, intentar que tengamos el mejor resultado posible en Andalucía”.

Hasta Gabriel Rufián, portavoz de ERC, se ha pronunciado sobre este asunto dando la razón, para sorpresa de muchos, a Iglesias y lanzando esta pulla a Díaz: “Si se negocia todo como se negoció la reforma laboral, entiendo perfectamente lo que ha pasado. Si quienes negociaron la reforma laboral, negociaron lo del otro día, entiendo perfectamente lo que ha pasado”.

La candidata de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, también ha hecho un llamamiento a “dejar de desanimar al votante de izquierda y a desdramatizar los culebrones” de la izquierda andaluza.

En ese sentido, ha pedido “dejar de hablar de nosotros y nosotras mismas” y “empezar a hablar ya del tirón, lo antes posible, de propuestas y de formas de parar los procesos galopantes de privatización de servicios públicos que estamos viviendo en Andalucía, y el riesgo cierto de que la extrema derecha gobierne en la educación de nuestras hijas y la salud de nuestros padres”.

A perro flaco...

Para colmo de males, según ha informado LaSexta, el nombre de la coalición ya estaba registrado desde marzo de 2021 con una validez efectiva hasta 2026.

Según explica este medio, Por Andalucía aparece registrada en la Oficina Española de Patentes y Marcas desde Benalmádena (Málaga) por Carlos Ortiz Pérez.

Sin embargo, desde Por Andalucía indican a Europa Press que “no hay incompatibilidad” entre una marca y otra porque una está registrada como comercial y la coalición como partido político, por lo que “tiene un régimen distinto” y “son ámbitos muy distintos”.

“Ninguna norma electoral establece como requisito ni registrar ni tener dominio de la denominación en el registro de marcas”, agregan.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente