Un grupo de militares arresta al primer ministro sudanés en un aparente golpe de estado

·5 min de lectura

Un grupo de militares ha arrestado al primer ministro sudanés, Abdalá Hamdok, que se encuentra en paradero desconocido después de que rechazara “apoyar el golpe” de Estado, informó el Ministerio de Información sudanés.

“Después de su rechazo a apoyar el golpe, una unidad del Ejército ha arrestado al primer ministro Abdalá Hamdok y lo ha llevado a un lugar desconocido”, dijo en un escueto mensaje el ministerio en su página oficial de Facebook.

Anteriormente, el ministerio informó de que habían puesto a Hamdok en “arresto domiciliario” y divulgó un mensaje a los sudaneses para que salieran a las calles pacíficamente para “defender la revolución” en lo que es el único comunicado del jefe del Ejecutivo que se ha podido difundir durante el golpe de Estado que se está llevando a cabo en Sudán.

Además de Hamdok, otros ministros y miembros del componente civil del Consejo Soberano, máximo órgano de poder del proceso de transición en Sudán, fueron detenidos y llevados a un paradero desconocido, según el Gobierno sudanés.

El aeropuerto de Jartum fue cerrado y los vuelos internacionales internacionales quedaron suspendidos, según informó el canal de televisión al-Arabiya.

En medio de la confusión, un destacado grupo prodemocracia pidió a los sudaneses que salieran a protestar contra el “golpe militar”.

El servicio de internet fue cortado en todo el país, dijeron periodistas de AFP, mientras manifestantes se aglomeraron en las calles para protestar por los arrestos. Testigos confirmaron a Reuters que los servicios de Internet parecían estar caídos en Jartum, la capital.

La televisora local Al Hadath TV informó que las fuerzas militares detuvieron a varios miembros del gobierno civil de Sudán antes del amanecer. En tanto, la televisión estatal emitía con normalidad su programación habitual.

La agencia Reuters informó que las fuerzas militares habían asaltado la casa del asesor de medios del primer ministro sudanés, Abdalla Hamdok, quien fue detenido.

Citando fuentes no identificadas, Al Hadath TV dijo que Hamdok había sido puesto bajo arresto domiciliario, y que fuerzas militares no identificadas detuvieron a cuatro ministros del gabinete, a un miembro civil del Consejo Soberano, varios gobernadores y jefes de partidos políticos.

No hubo comentarios inmediatos por parte de los militares.

Tensiones recientes

Estos arrestos coinciden con la visita al país del enviado especial de Estados Unidos para el Cuerno de África, Jeffrey Feltman, quien se reunió durante el pasado fin de semana con las principales autoridades civiles y militares de Sudán.

Después de la intentona golpista el mes pasado, Hamdok, aseveró que era necesario “reformar los órganos militares y de seguridad” después de que acusara a “remanentes del régimen” del exdictador Omar al Bashir, derrocado en 2019, de orquestar la asonada.

Esto provocó el malestar de los líderes militares, que se reparten el poder con el componente civil en el Gobierno de transición por un acuerdo en 2019, y la tensión ha ido creciendo desde el mes pasado con varias manifestaciones a favor y en contra del Ejecutivo.

Bashir fue derrocado y encarcelado después de meses de protestas callejeras. Una transición política acordada después de su destitución debía conducir a la celebración de elecciones a finales de 2023. A medida que las tensiones aumentaban este mes, una coalición de grupos rebeldes y partidos políticos se alinearon con los militares. Los partidarios aliados de los militares organizaron un plantón frente al palacio presidencial para pedir a los militares que disuelvan el gobierno civil.

Las primeras reacciones

El enviado especial de Estados Unidos para el Cuerno de África, Jeffrey Feltman, ha calificado de “absolutamente inaceptable” la “toma militar” del Gobierno de transición en Sudán y ha advertido de que cualquier cambio por la fuerza pone en riesgo la ayuda estadounidense a ese país. En un mensaje en la cuenta de Twitter de la Oficina de Asuntos Africanos del Gobierno estadounidense, Feltman subraya que Estados Unidos está “profundamente alarmado” por lo ocurrido en las últimas horas en Sudán.

Lo ocurrido, añade, va en contra de las aspiraciones democráticas del pueblo sudanés y es “absolutamente inaceptable”.

Feltman recuerda además que, como se ha dicho ya repetidamente desde Washington, cualquier cambio en el gobierno de transición por la fuerza pone en riesgo la ayuda de Estados Unidos.

Por su parte, la Liga Árabe ha expresado igualmente su preocupación por estos acontecimientos. Su secretario general, Ahmed Abulgueit, ha pedido en un comunicado a todas las partes que respeten el documento constitucional firmado en agosto de 2019 por los militares y civiles para compartir el poder durante el periodo transitorio tras el derrocamiento del dictador Al Bashir en abril de ese año.

Abulgueit recordó que “no hay problemas que se resuelvan sin diálogo”, después de semanas de tensiones y acusaciones cruzadas entre los componentes civiles y militares de los órganos de gobierno sudaneses, tras una intentona golpista el pasado mes que fue abortada por el Ejército.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente