Griezmann vuelve al Atlético, Saúl se va al Chelsea y Mbapé se queda en el PSG

·10 min de lectura
Antoine Griezman y Kylian Mbappe. (Photo: GETTY)
Antoine Griezman y Kylian Mbappe. (Photo: GETTY)

En los últimos instantes del último día del mercado de fichajes, al borde del final, el Atlético de Madrid culminó el regreso de Antoine Griezmann, cedido por un año por el Barcelona prorrogable otro más y con “opción de compra obligatoria”, según el club azulgrana, después de la salida de Saúl Ñíguez al Chelsea, a préstamo un año y con opción de compra de 40 millones.

En dos negociaciones diferentes, pero ligadas al fin y al cabo porque sin la entrada de uno -Griezmann- no se entendía factible por parte del Atlético la salida de otro -Saúl-, con el reloj como factor estresante, el club rojiblanco y su consejero delegado, Miguel Ángel Gil Marín, completaron de forma apurada todo por lo que habían trabajado durante todo el día en las dos direcciones.

“LaLiga no ha concedido ninguna prórroga. Las operaciones de Griezmann y De Jong han entrado en tiempo antes del cierre de LaLiga Manager. LaLiga, una vez subida la documentación, revisa la misma sobre cada una de estas operaciones”, advirtió el organismo.

A las 00.45 del miércoles, fue el anuncio oficial de la cesión de Saúl por parte del Atlético: “Siempre ha sido un ejemplo de profesionalidad y entrega vistiendo la elástica rojiblanca. Por eso, desde el club le deseamos lo mejor en esta nueva etapa profesional que emprende hasta el final de la presente temporada”.

Después, a las 1:18 horas, fue inscrito en LaLiga Griezmann por parte del club madrileño, que instantes después (a las 1:25) comunicó en su web el regreso del delantero, después del estudio de la Liga del cumplimiento del límite salarial. “Regresa a nuestro club un jugador de talla mundial y que se encuentra entre los futbolistas más desequilibrantes del panorama futbolístico (...). Damos la bienvenida a un jugador con una gran calidad y que regresa con mucha ilusión a vestir de nuevo la rojiblanca”, celebró.

“El conjunto madrileño se hace cargo de la ficha del jugador y tiene una opción de compra obligatoria. El FC Barcelona expresa públicamente su agradecimiento a Antoine Griezmann por su compromiso y su dedicación y le desea mucha suerte y éxitos en el futuro”, expreso después la entidad azulgrana.

‘El Principito’, en duda siempre en el Barcelona, sin ser todo lo que fue, ni siquiera una parte, en su lustro anterior de rojiblanco, alejado de su nivel los dos últimos cursos como azulgrana, regresa a su fortaleza atlética, al lugar que nadie intuyó que volvería (por la forma en que salió en julio de 2019 mediante el pago de la cláusula y negociando con el Barça sin conocimiento del Atlético meses antes) hasta este verano, cuando surgió la oportunidad.

Primero a través de un trueque que finalmente no fructificó entre él y Saúl, entre el Atlético de Madrid y el Barcelona; después, con el conjunto madrileño a la expectativa, ha resurgido la ocasión, de nuevo ligada al nombre del centrocampista ilicitano, pero en este caso porque su salida al Chelsea abrió de nuevo la vía Griezmann.

A última hora, en el día final del mercado, las piezas han combinado para la deseada vuelta del delantero francés, que hizo historia en el Atlético entre 2014 y 2019: 257 partidos y 133 goles en cinco campañas, que lo elevaron al mejor goleador en 45 años del club madrileño y al quinto mejor de la historia de la entidad.

En cada uno de esos cinco cursos, desde 2014-15 cuando llegó de la Real Sociedad por 30 millones de euros hasta 19, cuando se fue al Barcelona por 120 millones, siempre fue la referencia goleadora del Atlético: 25 goles en 54 duelos en 2014-15; 32 en 54 en 2015-16; 26 en 53 en 2016-17; 29 en 49 en 2017-18; y 21 en 48 en 2018-19.

En el Barcelona rebajó todos sus registros: en los dos años que ha permanecido en la entidad azulgrana ha jugado 102 partidos y ha marcado 35 goles. Es una media de 0,34. En el Atlético promedió 0,51 o un tanto cada dos partidos oficiales.

La salida traumática de 2019

También fue la figura indiscutible del esquema de Diego Simeone, más allá de sus altibajos al principio y al final de su etapa en el conjunto rojiblanco. Su transcendencia para el equipo fue crucial, como demuestran sus 93 goles en Liga que significaron 97 puntos del Atlético. Y logró tres títulos: la Supercopa de España de 2014, la Liga Europa 2017-18 y la Supercopa de Europa 2018. Marcó una época.

Su salida del Atlético, en cualquier caso, fue traumática para el club y la afición. Después de su renovación un año antes por un sueldo millonario, del documental en el que publicitó y desveló su ‘decisión’ de quedarse en el conjunto madrileño, apenas unos meses después -en marzo de 2019- empezó a negociar su marcha al Barcelona, sin conocimiento del equipo madrileño. El pago de la cláusula de rescisión de 120 millones de euros los separó en julio de 2019, con denuncia incluida del Atlético ante la FIFA.

“En los días posteriores a dicho encuentro (del 14 de mayo de 2019 cuando comunicó su salida a Simeone, Gil Marín y Berta), el Atlético de Madrid tuvo conocimiento de que el Fútbol Club Barcelona y el jugador habían alcanzado un acuerdo el pasado mes de marzo, en concreto en los días posteriores al partido de vuelta de nuestra eliminatoria de la Liga de Campeones contra la Juventus, así como que habían estado negociando las condiciones del acuerdo desde mediados de febrero”, expuso entonces la entidad rojiblanca, que expresó “su más enérgica repulsa por el comportamiento de ambos”.

En ese sentido, también tiene el club rojiblanco otro desafío: la aceptación de la afición de la vuelta de Griezmann, el recibimiento en el primer partido que juegue en el Wanda Metropolitano y, en suma, el plebiscito exhaustivo al que será sometido el atacante en cada encuentro, aunque el primero será fuera de casa, en Barcelona, contra el Espanyol, el domingo 12 de septiembre. Será su reestreno.

Mientras, en lo deportivo, la competencia se multiplica, tanto como el nivel de su plantilla, a la altura de las mejores, sino la mejor de la historia de la entidad. En tiene cinco hombres para dos puestos: Luis Suárez -ahora lesionado-, Ángel Correa, Joao Félix -ya estará entonces a disposición de Simeone, una vez ultimada su recuperación de la operación en el tobillo derecho a la que fue sometido el pasado 2 de julio-, Matheus Cunha -recién fichado- y Griezmann, el jugador más indiscutible de Simeone de 2015 a 2019.

Saúl y la crónica de una salida anunciada

Tanto como lo ha sido en todo este tiempo Saúl, prescindible ahora, que tomó la decisión de irse este mismo verano y que finalmente se va al Chelsea, cedido por una temporada con opción de compra de 40 millones de euros para el club británico al final de la misma; el desenlace cuando hace dos días aparentaba que se quedaba.

Pero su salida ha estado latente todo el mercado de verano, disconforme con el papel secundario que sintió mediada la pasada temporada y que intuía en el actual curso, ajeno a su posición y a la titularidad en el centro del campo (este curso ha jugado más de carrilero izquierdo), del que fue indiscutible hasta diciembre.

Entre la competencia de la plantilla, entre su bajón de entonces y entre la elección de Diego Simeone por otras opciones en el medio campo, el puesto de titular fijo que había disfrutado a lo largo del último lustro, desde su consolidación absoluta como titular en 2015-16, no sólo entró en discusión, sino que incluso lo perdió.

El 5-3-2, con la progresión de Thomas Lemar en la línea de tres centrocampistas junto a Marcos Llorente y Koke Resurrección, completamente indudables para Simeone en el once inicial, apartaron de su demarcación a Saúl, que perdió su sitio en el medio campo, repitió como opción polifuncional en el lado izquierdo y fue algo así como el jugador número 12, no tan titular como antes, pero sí muy presente en cada alineación. En Valladolid, en la última cita de la pasada Liga, con el campeonato en juego, él formó en el once.

Los números contradicen una suplencia habitual de Saúl la pasada temporada. Hasta diciembre, fue un titular inamovible -de los once choques disponibles, los jugó todos desde la alineación-; después no, pero sus apariciones en el equipo inicial fueron mayoritarias: jugó 19 de los 30 encuentros oficiales, entre ellos, por ejemplo, los dos duelos de la Liga de Campeones contra el Chelsea.

Y, sobre todo, nueve de las últimas diez jornadas en las que el Atlético se jugó el título de LaLiga ante el acecho del Real Madrid, el Barcelona y el Sevilla, entre los protagonistas principales del equipo, con la influencia de la lesión de algún compañero, pero siempre como el primer recurso como recambio para Diego Simeone.

Lo mismo en el inicio de esta temporada, cuando comenzó los dos primeros encuentros como titular por el carril izquierdo, en los triunfos ante el Celta (1-2) y el Elche (1-0), pero no en el tercero, suplente en cuanto Simeone pudo alinear su once tipo, en el que Saúl perdió el sitio que era suyo hasta el pasado diciembre.

El pasado domingo, el técnico argentino habló con él: “Le dije todo lo que pienso, lo que siento. Ha jugado desde que nosotros hemos llegado, lo hemos sacado de la cantera promocionándole y generando todo lo que él pudo generar en su carrera. Ahora de aquí al martes se verá qué sucede, estamos siempre abiertos a todo”.

Y lo que pasó es que se fue al Chelsea, después de nueve años en el primer equipo del Atlético. Campeón de seis títulos con el Atlético, los dos primeros (la Liga Europa 2011-12 y la Copa del Rey 2012-13) cuando aún jugaba en el filial pero participó esporádicamente con el equipo profesional y los cuatro siguientes como protagonista principal (la Liga 2020-21, la Liga Europa 2017-18, la Supercopa de España en 2014 y la Supercopa de Europa en 2018), su volumen de partidos es enorme: 340, 283 de titular, 25.931 minutos en sus piernas con Simeone, 43 goles y 17 asistencias, desde su debut en la Liga Europa 2011-12 ante al Besiktas en el Vicente Calderón, el 8 de marzo de 2012, cuando tenía tan solo 17 años.

Mbappé se queda en el PSG

Por su parte, el mercado de fichajes también ha concluido que Kylian Mbappé permanecerá en el Paris Saint-Germain, al menos hasta 2022. El Real Madrid lo quería, y lo intentó hasta el último momento, llegó a subir la oferta por el francés hasta los 200 millones de euros, pero el emir de Qatar no dio respuesta y a las 00:00 ha concluido el mercado. LaLiga y millones de aficionados han contenido hasta el último momento la respiración a la espera de que se confirmen –o no– sus mejores deseos.

El PSG ha demostrado en varias ocasiones que el dinero no le importa, al menos en lo que concierne a Mbappé. Dijo ‘no’ a 160 y dijo ‘no’ a 180 millones. El futbolista, sin embargo, ha demostrado en varias ocasiones que quiere irse. Según la prensa francesa, ha rechazado ya dos ofertas del PSG, una de ellas por 45 millones de euros limpios por año.

La entidad parisina pagó en 2017 por Mbappé 145 millones de euros al Mónaco, al que aún debería otros 35, en caso de traspaso o renovación de contrato.

A pocos minutos de que concluyese la jornada, y con ella la oportunidad de los clubes para realizar los últimos movimientos, Mbappé compartió un mensaje en Instagram que hizo saltar las alarmas.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente