Greenpeace bloquea la sede de BP en el primer da de su nuevo director general

Activistas de la oeneg ecologista Greenpeace bloquearon el mircoles por la maana la sede de BP en Londres con paneles solares y barriles de petrleo coincidiendo con la entrada en funciones del nuevo director general del gigante petrolero britnico, Bernard Looney.

Greenpeace pretende presionar as a Looney, en su primer da en el cargo, para que BP haga ms en la lucha contra el cambio climtico.

Unos cien activistas se concentraron hacia las 3 de la madrugada en el elegante barrio londinense donde BP tiene sus oficinas. Desplegaron 500 paneles solares y bloquearon las puertas de acceso con barriles de petrleo.

Greenpeace afirm hacia el medioda que siete de sus militantes, encadenados a los barriles, seguan en el lugar.

Por su parte, la polica de Londres inform de que haba realizado nueve detenciones.

Segn Greenpeace, BP ha generado ms emisiones de carbono en los ltimos 50 aos que cualquier otra empresa europea. La oeneg asegura que es el grupo petrolero que ms gasta en cabildeo contra las leyes climticas.

"Su nuevo director general debe aceptar que si BP quiere seguir existiendo en el siglo XXI debe convertirse al 100% a las energas renovables", afirm en un comunicado Richard George, uno de los activistas presentes en la protesta.

Un portavoz de BP asegur a la AFP que los ecologistas seguan en el lugar a ltima hora de la maana y que la polica tambin estaba all.

Como medida de precaucin, el grupo decidi cerrar temporalmente su sede.

Looney, que est de viaje en Alemania, "comprende la frustracin y la rabia de los manifestantes en Londres", segn el grupo.

"Comparte su profunda preocupacin por el cambio climtico y revelar sus ambiciones en trminos de bajas emisiones de carbono la prxima semana", dijo el portavoz.

Con regularidad, BP es blanco de acciones de los movimientos ecologistas, que irrumpen en sus asambleas de accionistas o lanzan acciones legales contra sus proyectos.

Greenpeace anunci el martes que impugnara en los tribunales la legalidad de un permiso de perforacin concedido por el gobierno britnico al gigante petrolero en el mar del Norte, frente a la costa de Escocia, alegando que la ciudadana no fue consultada.