Grecia evita una nueva crisis al llegar a un acuerdo con sus acreedores

John HADOULIS, Catherine BOITARD

Manifestación en Atenas por el 1 de mayo, en una huelga general en todo el país y protestas contra los nuevos recortes exigidos por los acreedores de Grecia

Con más de cinco meses de retraso, Grecia evitó el riesgo de una nueva crisis al llegar a un acuerdo con sus acreedores que allana el camino para las negociaciones sobre la reducción de su deuda.

El acuerdo fue anunciado este martes de mañana por el ministro de Finanzas griego, Eclides Tsakalotos, y confirmado en Bruselas, cerrando así extensas negociaciones nocturnas. El acuerdo aleja en lo inmediato una nueva crisis griega como la que llevó a la zona euro al borde del abismo en 2015.

Por la mañana, el euro se valorizaba frente al dólar tras este anuncio.

El comisario europeo de Asuntos Financieros, Pierre Moscovici, estimó que llegó el momento de "pasar la página" del "difícil capítulo de austeridad" en Grecia, país extremadamente endeudado y tres veces rescatado financieramente desde 2010.

Se trata de "un desarrollo muy positivo tras meses de complejas negociaciones", comentó.

Para convencer a sus acreedores (Unión Europea y Fondo Monetario Internacional), el gobierno griego de izquierda tuvo que aceptar legislar por adelantado sobre recortes adicionales de unos 3.600 millones de euros para 2019, año de elecciones legislativas, y 2020.

Estas medidas, que deben ser votadas a mediados de mayo, consisten en una reducción de las pensiones, la número 14, en un 9% de promedio según la agencia de prensa griega Ana, y también conllevarán una enésima alza de impuestos que alcanza incluso a los más bajos salarios.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, rezagado en los sondeos detrás de la oposición de derecha por haber aceptado tras llegar al poder en 2015 la prórrogan de esta cura de austeridad, obtuvo en contrapartida el acuerdo de los acreedores para impulsar medidas contra la pobreza por un monto equivalente al de los recortes.

El acuerdo, calificado como preliminar por Tsakalotos, debe ser aún ser ratificado por los ministros de Finanzas de la zona euro, que se reúnen el 22 de mayo.

- Dinero fresco y deuda -

Este acuerdo debería permitir en un primer momento desbloquear la transferencia de un nuevo tramo de los préstamos acordados en julio de 2015 y evitar así cualquier riesgo de cese de pagos en julio, cuando Atenas debe saldar más de 7.000 millones en deuda.

Pero debe sobre todo, espera Atenas, convencer a los acreedores de su capacidad para trazar una hoja de ruta para aliviar la deuda, y así permitir la inclusión del país en el programa de compra de deuda del Banco Central Europeo (BCE (Toronto: BCE-PRA.TO - noticias) ) y preparar su regreso al mercado de la deuda.

Tsakalotos agregó que está "seguro" de que el acuerdo va a permitir a Grecia obtener medidas de alivio de la deuda por parte de sus acreedores.

La tasa de desempleo en enero alcanzaba al 23,5% de la población activa, frente un promedio de 9,5% en la zona euro, indicó este martes Eurostat.

"Todos los socios [de Grecia] tienen que alcanzar ahora un acuerdo sobre la cuestión de la deuda griega en la próximas semanas", dijo Moscovici.

Aún queda un obstáculo para lanzar esta nueva etapa: el de un compromiso entre el FMI y Berlín, cuyas diferencias sobre Grecia bloquearon cualquier avance durante meses.

El FMI pide a los europeos que alivien sustancialmente la deuda griega y liberen el corsé presupuestario, que estima recesivo. Alemania se mantiene firmemente apegada a la ortodoxia fiscal y aplaza todo gesto sobre la deuda para después de las elecciones legislativas de septiembre de 2017.

Tsipras se comprometió además, ante la opinión pública, a no implementar las nuevas medidas sin un avance sobre el tema de la deuda.

En las calles, más de 10.000 personas manifestaron contra los recortes el lunes y una huelga general fue anunciada para el 17 de mayo.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines