Grecia | El encarecimiento de la energía pone contra las cuerdas a las pequeñas y medianas empresas

Grecia | El encarecimiento de la energía pone contra las cuerdas a las pequeñas y medianas empresas

Las pequeñas y medianas empresas griegas viven días difíciles debido a los altos costes de la energía.

Theofilos Payatis tiene una empresa de fabricación de aluminio. Tiene a 7 trabajadores en plantilla. Después de 40 años en el sector, teme no salir adelante.

Desde hace 8 meses paga mucho más por la electricidad, al mismo tiempo que el precio de las materias primas que emplea se han encarecido.

"¡Es una situación inaceptable! Una pequeña empresa no puede tener un aumento del 85 % en los costes de la energía. Hace 8 meses este aluminio costaba 5,50 € por kilo. Hoy, cuesta más de 10 euros", explica Pagiatis. Este asegura que el precio se ha duplicado, y que eso hace que sus clientes tengan que pagar más.

El sector servicios al límite

Este restaurante, que se está preparando para comenzar la jornada, hace frente a los mismos retos. En los últimos meses, el trabajo ha disminuido, mientras que los costes energéticos se han disparado.

El propietario, Michalis Kolios, nos muestra la última factura de la luz. Tiene que pagar más de 15 000 euros, pero sin la subvención estatal, la factura alcanzaría los 20 000.

Michalis Kolios afirma: "En 2021 hemos pagado entre 35.000 y 40.000 euros de electricidad. Para 2022, ya hemos pagado 70.000 euros y el año aún no ha terminado. Es un aumento que alcanza el 100%, quizás más. Esto nos duele mucho, ¡no podemos pagarlo!".

Giorgos Gravanis lleva 15 años trabajando en este restaurante y con su sueldo ya no puede cubrir sus gastos. Además, cree que los precios no bajarán aunque termine la guerra en Ucrania.

"Antes comprábamos queso feta por 9,30 € ahora cuesta 12 €. El pollo costaba 8,30 €, ahora 11 €. Así que nos vemos obligados a comprar menos productos. La electricidad es muy cara y el supermercado también", declara Gravanis.

Las pequeñas y medianas empresas no aguantan más

Primero, la crisis económica, luego la pandemia, ahora la guerra en Ucrania. Las empresas griegas cuentan con casi quince años de dificultades y continuos desafíos; y muchas no los han superado. La Confederación Helénica de Profesionales, Artesanos y Comerciante (GSEEBE) sostiene que alrededor del 40 % de las pequeñas y medianas empresas tienen dinero para cubrir sus necesidades solo durante los próximos 30 días.