La Iglesia Ortodoxa planta cara al Gobierno griego y abrirá los templos

Agencia EFE
·2 min de lectura

Atenas, 4 ene (EFE).- El Santo Sínodo, la conferencia episcopal griega, ha decidido abrir los templos el próximo miércoles, día de la Epifanía en que la Iglesia ortodoxa celebra una de sus principales festividades, y ha plantado con ello cara al Gobierno y a las restricciones que ha decretado por el coronavirus.

En la rueda de prensa posterior a la reunión de la conferencia episcopal celebrada hoy, los obispos han anunciado su desacuerdo con las medidas del Gobierno conservador y han ordenado abrir las iglesias el día en cuestión.

"Por lo que se refiere a nosotros, las iglesias estarán abiertas, que el Gobierno haga lo que quiera", afirmó el portavoz de la conferencia episcopal, Yeoryios Dikeakos.

El Gobierno, por su parte, respondió en un comunicado que la ley "no se aplica a discreción para que quien no esté de acuerdo pueda ignorarla" y recalcó que las medidas restrictivas son una "obligación" y un "acto de solidaridad social".

A principios de diciembre, la Iglesia Ortodoxa y el ejecutivo llegaron a un acuerdo para que las templos fueran abiertos únicamente el día de Navidad, en Año Nuevo y el 6 de enero, aunque con aforo reducido.

Así, durante estas navidades, las iglesias permitieron la entrada de entre 25 y 50 personas según la capacidad del recinto y respetando las medidas de seguridad del coronavirus.

Esta estrategia se iba a aplicar también el 6 de enero, hasta que el Gobierno decidió ayer endurecer las medidas del confinamiento cerrando peluquerías, librerías y prohibiendo nuevamente la recogida en tienda de compras efectuadas por internet.

Estas nuevas restricciones, que buscan reducir los contagios con vistas a poder abrir todos los centros educativos el 11 de enero, prohíben también que se abran las iglesias.

Los obispos sostienen que en ningún momento se les informó de esta medida y han exigido al Ejecutivo que respete los términos acordados antes de Navidad.

El Gobierno del conservador Kyriakos Mitsotakis respondió que la posibilidad de la oración individual de los creyentes permanece abierta, pero no se podrán celebrar misas.

(c) Agencia EFE