Grecia defiende el uso de cañones de sonido para disuadir migrantes

·2 min de lectura
Un coche de policía patrulla junto a una valla de acero a lo largo del río Evros, la frontera fluvial de Grecia con Turquía, cerca del pueblo de Poros el 8 de junio de 2021

El ministro griego de migraciones Notis Mitarachi defendió este miércoles el uso de cañones de sonido en su frontera con Turquía para disuadir a migrantes, una práctica "extraña" y discutible según la comisaria europea Ylva Johansson.

La policía griega informó la semana anterior de la colocación de dos cañones de sonido en el sur y el norte del río Evros, línea fronteriza con Turquía y vía de entrada usada por numerosos migrantes.

"Pienso que es una forma extraña de proteger vuestras fronteras", declaró la comisaria europea de Asuntos Interiores Ylva Johansson durante una rueda de prensa en Bruselas al terminar un encuentro con Mitarachi.

"No es algo que haya sido financiado por la Comisión Europea. Y espero que sea conforme a los derechos fundamentales, esto debe clarificarse", dijo la comisaria sueca del órgano ejecutivo de la Unión Europea, que la semana anterior expresó su "preocupación".

La cuestión de estos cañones, que emiten dolorosos sonidos de alta intensidad, no se trató en la reunión con el ministro griego, que versó sobre la situación de alrededor de 10.000 solicitantes de asilo que se encuentran actualmente en las islas griegas y la construcción de nuevos campos para acogerlos.

Preguntado sobre estos cañones en la rueda de prensa conjunta, Mitarachi rechazó abordar "cuestiones operativas que incumben a la policía griega".

"Nuestra posición es utilizar tecnologías de forma que no violen el derecho internacional" para proteger las fronteras, indicó.

"Todo lo que hacemos debe ser eficaz y respetuoso con la normativa europea", añadió, diciéndose dispuesto a "aportar informaciones a nivel técnico".

La policía griega adquirió este material ultramoderno tras el flujo de migrantes que se produjo en febrero de 2020 cuando el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció que dejaría pasar a los migrantes deseosos de llegar a la Unión Europea.

Estas herramientas denunciadas como peligrosas por organizaciones de derechos humanos pueden emitir un sonido de hasta 162 decibelios, mientras una conversación normal tiene una media de 60 decibelios y un jet unos 120, según la cadena televisiva griega Skai.

rmb-alm/mad/dbh