Grande-Marlaska precisa que la amenaza en el Sahara procede de Mali

La ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, saluda a su llegada este jueves a Ferrol (A Coruña) donde preside la ceremonia de recibimiento de la fragata Méndez Núñez, que concluye así su misión de circunnavegación que comenzó el pasado mes de abril en recuerdo de los 500 años de la primera vuelta al mundo. EFE/Kiko Delgado

Argel, 28 nov (EFE).- El ministro español de Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, precisó hoy que el peligro inminente de atentado contra los españoles en los campamentos de refugiados saharauis del que advirtió el Gobierno "procede de Mali" e insistió en el deber del Ejecutivo de prevenir a los ciudadanos que viajen a la zona.

"Hay una situación de riesgo, pero por la desestabilización de Malí principalmente, y eso lleva a que el Gobierno español, dentro de lo que corresponde, prevenga de una forma cierta a nuestro ciudadanos que no es una zona que al día de hoy pueda considerarse segura sino una zona de una determinada inseguridad", dijo el ministro durante una visita oficial realizada este jueves a Argel.

"Pedimos a nuestros ciudadanos españoles la preocupación y la prevención necesaria antes de viajar a esta zona", subrayó Grande-Marlaska.

Al hilo de este argumento, Grande-Marlaska quiso destacar la excelente relación en materia de Seguridad y lucha contra el yihadismo que España mantiene con Argelia, país en el que se encuentran los citados campos de refugiados y cuyo Ejército es el responsable de la seguridad de esta amplia zona cedida a los saharuis en el desierto argelino desde 1975.

"La colaboración en materia terrorista es plena y absoluta, creo que tanto Argelia como España hemos sufrido el terrorismo interno durante muchos años de una forma importante, y hemos resuelto dentro del estado de derecho la lucha contra todo terrorismo", dijo el ministro tras reunirse con su colega argelino, Salah Eddine Dahmoune, en la sede del Ministerio de Interior.

La alerta fue emitida el miércoles por el Gobierno español al término de una visita a Madrid del ministro marroquí de Asuntos Exteriores, Nasser Bourita, cuyo país ocupó la antigua colonia del Sahara Occidental en otoño de 1975 aprovechando la debilidad del régimen franquista, y desató hoy una agria polémica.

En un comunicado enviado hoy a Efe, la República Árabe Democrática Saharaui (RASD) acusó hoy al gobierno español de "complicidad con Marruecos" y de lanzar una alerta de seguridad "injustificada" sobre el presunto riesgo de atentado inminente de corte yihadista.

Organizaciones de defensa de los derechos humanos y otras ONG presentes en los campos de refugiados revelaron a Efe que no han recibido ninguna alerta similar y que mantienen sus actividades con el mismo ritmo que siempre.