Grammy: Lil Nas X, Alicia Keys y otros momentos memorables

KRISTIN M. HALL
1 / 12

GRAMMY

Tyler the Creator canta en la ceremonia de los premios Grammy el domingo 26 de enero del 2020 en Los Angeles. (Foto por Matt Sayles/Invision/AP)

La que ya era de por sí una semana caótica antes de los Grammy adquirió un repentino tono sombrío con la muerte del astro de la NBA Kobe Bryant, una figura muy querida en Los Ángeles y especialmente en el Staples Center, donde jugó por 20 años y dónde se entregaron los premios el domingo.

La transmisión se convirtió en un homenaje a héroes de la ciudad que incluyeron a Bryant y el difunto rapero Nipsey Hussle. Y entonces Billie Eilish, de 18 años, arrasó con cinco trofeos incluyendo en las cuatro categorías principales, coronando su increíble año debut.

A continuación, algunos de los momentos más memorables de los Grammy 2020.

__

UN DURO ADIÓS:

“Ha sido una semana tremenda”, dijo la anfitriona de los Grammy, Alicia Keys, al comienzo de la gala.

Hubo muchas conjeturas sobre el espectáculo luego que la Academia de la Grabación destituyó a su directora general a menos de dos semanas de la premiación. En medio de una ola de prensa negativa, Deborah Dugan alegó que sufrió acoso sexual y afirmó que los premios estaban arreglados. Artistas como Sean Diddy Combs hablaron sobre los desaires a los artistas negros por parte de la academia.

Pero como dijo Lizzo después de ganar el premio a la mejor interpretación pop solista, todo lo que sintió durante la semana fue puesto en perspectiva con la muerte repentina de Bryant en un accidente de helicóptero en California, junto con su hija adolescente Gianna y siete personas más.

“Tus prioridades realmente cambian”, dijo Lizzo.

Los Grammy tuvieron la suerte de tener a Keys como anfitriona, pues dijo mensajes honestos, conmovedores y optimistas a lo largo de la noche, además de cantar “It’s So Hard To Say Goodbye to Yesterday” en un homenaje de último minuto a Bryant con Boyz II Men mientras los números del jersey del astro de la NBA iluminaban la arena.

A lo largo de la noche, artistas incluyeron el jersey de Bryant o su número de jugador en sus actuaciones, mientras que otros mencionaron su muerte. A pesar del ambiente polarizado previo a la ceremonia, la comunidad artística se unió ante esta lamentable pérdida.

HUSSLE TRIUNFA PÓSTUMAMENTE

Los Ángeles estaba de luto el domingo por dos héroes que se fueron demasiado pronto y repentinamente. El año pasado, Nipsey Hussle asistió por primera vez a los Grammy como nominado y meses después fue asesinado a tiros. Este año, el rapero y activista ganó dos premios póstumamente y fue homenajeado por colabores y amigos en un número musical.

Meek Mill rapeó sobre los recuerdos de su amigo. John Legend cantó al piano “Higher” con DJ Khaled, rodeados por un coro de cantantes y bailarines vestidos de blanco y dorado. El artista góspel Kirk Franklin avivó a un coro hacia el final. La actuación terminó con dos fotos enormes de Hussle y Bryant, dos titanes de la comunidad que significaron mucho para innumerables personas.

Más adelante en la ceremonia, Legend y DJ Khaled recibieron un trofeo también a nombre de Hussle, a mejor interpretación de rap/cantada por “Higher”, acompañados por la familia del difunto rapero.

“Hemos visto tanta tragedia hoy y este año. Amémonos los unos a los otros y amemos a nuestras familias”, dijo Legend.

BILLIE ARRASA

Los debutantes Lizzo, Billie Eilish y Lil Nas X dominaron la escena musical a lo largo del último año, pero fue Eilish, de 18 años, quien se llevó cinco premios incluyendo los cuatro más importantes: álbum, canción y grabación del año, y mejor nuevo artista.

Su álbum pop lleno de bajo y toques góticos, “When We All Fall Asleep, Where Do We Go?”, fue creado en su habitación con su hermano Finneas O'Connell, quien terminó llevándose seis premios como productor y coautor del disco. Eilish deslumbró a los fans con sus actuaciones en vivo, creando un estilo único con ropa holgada deportiva de colores brillantes y cantando con toda la angustia de un ejército de adolescentes.

“Estos son mis primeros Grammy y nunca pensé que esto pasaría, crecí viéndolos”, dijo Eilish después de ganar el premio a la canción del año por “Bad Guy”.

“Esto es para todos los chicos que están haciendo música en su habitación hoy: les van a dar uno de estos”, agregó O’Connell.

Cada vez que Eilish fue convocada al escenario para recibir un premio, parecía más y más perpleja por el reconocimiento. Su último discurso fue probablemente uno de los más cortos en la historia de los Grammy: “Gracias, chau".

SEÚL TOWN ROAD

Justo cuando pensábamos que Lil Nas X había agotado todas las posibilidades de “Old Town Road” con sus remixes y distintas versiones, los Grammy la llevaron a otro nivel con una variedad de invitados que le agregaron lo que se sintió como tres versos más.

El escenario se sintió como un sueño febril cuando el joven rapero de Atlanta interpretó la canción que capturó la atención de todos y unió los mundos surrealistas de la banda pop sudcoreana BTS, el cantante de yódele Mason Ramsey, el DJ Diplo y el veterano músico country Billy Ray Cyrus. Pero el que comenzó el número fue su homónimo, el rapero Nas, quien sorprendió a todos con una colaboración más.

Quizá ahora la canción, que ganó dos premios Grammy, finalmente se pueda retirar un poco.

MAR DE LÁGRIMAS

Si los fans no estaban llorando al principio de la ceremonia, probablemente encontraron un momento para hacerlo, o dos, hacia el final.

Abundando al drama de la noche, Demi Lovato lloró en el escenario de los Grammy al interpretar “Anyone”, una canción que escribió días antes de una sobredosis casi fatal en 2018.

Lovato, con un gran vestido blanco de Christian Siriano, tuvo que volver a comenzar tras quebrársele un poco la voz, pero terminó fuerte acompañada sólo por un piano. El público aplaudió de pie el regreso de la cantante de 27 años, quien ha sido franca y abierta sobre sus problemas de adicción.

En otra interpretación memorable, el padre de Camila Cabello derramó lágrimas cuando su hija le cantó “First Man”. Otros en el público, incluida Gwen Stefani, se emocionaron hasta las lágrimas con la canción.

La mamá de Tyler, the Creator también se merece un reconocimiento por llorar conmovedoramente cuando su hijo ganó el premio a mejor álbum de rap por “Igor”.

FUEGO

Actuaciones como las de Tyler, the Creator y Gary Clark Jr. le agregaron la energía que le hacía falta a la gala, que en general estuvo bastante seria.

Tyler, the Creator llamó a Boyz II Men y Charlie Wilson para interpretar “Earfquake” y después convocó a clones suyos para “New Magic Wand" que hicieron temblar las cámaras antes de desaparecer misteriosamente por la parte trasera del escenario que parecía estar en llamas. Clark, quien ganó tres Grammy en las categorías de blues y rock, suele ofrecer actuaciones llenas de energía y se convocado al escenario de los Grammy para colaborar en el escenario, pero esta vez impresionó con su canción “This Land", un señalamiento furioso contra el racismo moderno.