Un gráfico revelador muestra la amenaza que supone Rusia a los países de su entorno

El 2022 va avanzando y las tensiones entre Ucrania y Rusia se mantienen. Mientras que Moscú sigue acumulando recursos militares en la frontera y Kiev entrena a sus habitantes para un conflicto armado, Estados Unidos ha decidido enviar 3.000 soldados más a Europa del Este.

Un conflicto armado en ciernes en un continente que ha demostrado ser muy pacífico desde el final de la II Guerra Mundial. De hecho, la única gran guerra que se ha producido en las últimas ocho décadas ha sido la de los Balcanes en los años 90, aunque ha habido momentos complicados en la Guerra Fría o más recientemente con la anexión de la península de Crimea por parte de Rusia. Ahora se vive una situación parecida.

Rusia es una amenaza para los países de su entorno. (Photo by Erik Romanenko\TASS via Getty Images)
Rusia es una amenaza para los países de su entorno. (Photo by Erik Romanenko\TASS via Getty Images)

Una encuesta llevada a cabo por la consultora Gallup en el año 2015 preguntó a los habitantes de diversos países del mundo su disponibilidad a luchar en una hipotética guerra por su país. De manera global, un 61% de los participantes respondieron afirmativamente, con Marruecos (94%), Fiji (94%) o Pakistán (89%) liderando los primeros lugares.

En el caso de Europa fue el continente con menos gente dispuesta a luchar en un conflicto bélico por su país (cabe recordar que las dos guerras mundiales se libraron principalmente en suelo europeo), sin embargo, los datos ofrecen instantáneas curiosas, como es el hecho de que los países que rodean a Serbia o a Rusia se sientan más amenazados y la disponibilidad a luchar sea mayor.

NOTA: Para ver la foto en grande, pulsar ESTE ENLACE

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Finlandia es el país más dispuesto. Tres de cuatro finlandeses (un 74%) manifestaron que lucharían por su país. En tercera posición se encuentran los ucranianos (un 62%). Conviene recordar que este sondeo se realizó en el año 2015, justo después del alzamiento en Crimea con el posterior referéndum de adhesión a Rusia y también en un contexto de guerra civil en el este de Ucrania (el Donbás) entre los prorrusos y los nacionalistas ucranianos.

La encuesta llegó en un momento de expansionismo ruso y la respuesta entre sus vecinos fue de temor a una agresión. Probablemente en un contexto como el actual, las cifras también serían elevadas.

Otro con frontera con Rusia, como es el caso de Letonia ofrece unos números más bajos (41%). La explicación más plausible es que esta pequeña nación pertenece a la OTAN desde 2004, por lo que no siente una amenaza tan importante sobre sus fronteras.

Por su parte, Finlandia y Ucrania todavía no pertenecen a la alianza, aunque sí que se ha discutido en los últimos años una eventual incorporación. Por tanto, estas dos naciones, en caso de invasión rusa, tendrían que defenderse por sí mismas, por lo que hay un mayor sentimiento nacionalista y de pertenencia.

Rusia también ofrece un porcentaje relevante de personas dispuestas a luchar por el país (un 59%). No es sorprendente debido a que tradicionalmente es un país muy patriótico y desde los medios estatales se difunde el mensaje de estar amenazados, por lo que la reacción lógica es una mayor movilización de los habitantes en defensa del país.

Los vecinos de Serbia también se muestran reticentes con el país. (Photo by ANDREJ ISAKOVIC/AFP via Getty Images)
Los vecinos de Serbia también se muestran reticentes con el país. (Photo by ANDREJ ISAKOVIC/AFP via Getty Images)

Igual con Serbia

Ocurre un fenómeno similar en los Balcanes, donde el recuerdo de la guerra sigue muy presente. Tanto es así que Kosovo (58%) y Bosnia-Herzegovina (55%) muestran una alta disposición a ir a la guerra para defenderse. El motivo principal puede ser la amenaza de Serbia (46%), que en este caso representaría una posición semejante a la de Rusia.

Por otra parte, cabe destacar el caso de Turquía (73%), un país muy nacionalista y con graves conflictos internos. En lo que respecta a Europa occidental, todos los países se muestran muy poco dispuestos a un eventual conflicto armado. España (21%), Italia (20%), Alemania (18%) o Países Bajos (15%) son buenos ejemplos de ello.

EN VÍDEO I Un manifestante la emprende a golpes sin ninguna protección contra la policía antidisturbios durante las protestas históricas en Rusia

Más historias que te pueden interesar: