Graban el aterrizaje espectacular en un aeropuerto helado en la costa de Groenlandia

No es el primero ni tampoco será el último. Y es que conseguir aterrizar en el aeropuerto de Maniitsoq, en la costa suroeste de Groenlandia pone a prueba la pericia del piloto y es una oportunidad para contemplar la espectacularidad de ese paisaje helado. En un vídeo, colgado en estos días por el londinense Gabriele Corno en Twitter podemos darnos cuenta de cómo se vive uno de estos descensos espectaculares desde la misma cabina del avión.

El aeropuerto de Maniitsoq posee unas peculiaridades que no lo hacen apto para cualquier piloto. Su pista de aterrizaje cuenta tan solo con 800 metros de largo y se alza sobre un acantilado que a su vez se encuentra sobre la costa oeste de la isla de Maniitsoq. Por eso, además de que gran parte del año la superficie está helada, el transporte aéreo se realiza principalmente a través de una compañía nacional, la Air Greenland y su y su Bombardier Dash-8 Q200s con capacidad STOL, es decir, de despegue y aterrizaje corto.

En las imágenes se puede ver cómo se empieza a visibilizar la costa helada, con grandes pedazos de acantilados cubiertos de nieve y el perfil del litoral, blanco. El avión debe recorrer unos cuantos metros rodeando la costa hasta que se ve en la lejanía como va apareciendo una pista asfaltada casi imperceptible hacia la que se dirige el avión. Cuando el aparato realiza la maniobra de tomar tierra y frenar el corazón se dispara al ver que el final se encuentra muy cerca del acantilado.

En Maniitsoq viven algo más de 2.400 personas, lo que equivale a alrededor del 5% de la población total de Groenlandia. Y como toda la región, el pueblo es parte de un estado autónomo bajo el reino danés. El entorno, un escenario único y natural de la ciudad lo convierten en uno de los más pintorescos de Groenlandia.