¡¡El 'Gordo'!! 86.148, primer premio de la Lotería de Navidad 2021

·5 min de lectura

Se hizo esperar pero poco antes de las 12:15, al fin llegó. ”¡¡¡¡¡86.148!!!!!”, gritaron entonces emocionadísimas las niñas de San Ildefonso encargadas de cantar el Gordo, el primer premio del Sorteo extraordinario de la Lotería de Navidad de 2021, desde el escenario del Teatro Real de Madrid. Una exclamación que ha supuesto un paréntesis de ilusión en un momento en el que la irrupción de ómicron apesadumbra a los españoles en las vísperas de la Navidad.

Fueron Yanisse Alexandra Soto Rivera y Paula Figuereo Figuereo quienes cantaron número y premio —reaccionando de manera muy natural y dedicándose un ‘tía, te quiero un montón’—, mientras que Salvador Constantin Roa y Fernanda Daniela Laborde extrajeron las bolas.

Un año más, se cumplió el tópico del ‘muy repartido’: se vendieron 129 series en la terminal del AVE de la madrileña estación de Atocha, otras 40 en Las Palmas de Gran Canaria, una serie en Santoña (Cantabria), otra en Ayamonte (Huelva) y una más en la calle Toledo de Madrid.

Javier Moñino, empleado de la administración de Atocha —el dueño, Francisco Javier García, se jubiló hace un par de semanas—, ha expresado a RTVE su felicidad por haber vendido parte de el Gordo, precisamente “con la que está cayendo”. Por ser un lugar de paso, los pasajeros han repartido aún más el premio por España.

“Ahora, a digerirlo”, ha señalado a EFE Lali, una de las premiadas de Gran Canaria. No se plantea dejar de trabajar, pero sí planea emplear el dinero en comprar una finca, “un barquito” a su marido y si le sobra, en “un viaje, ayudar a la familia y también a La Palma” por los daños causados por la erupción del volcán Cumbre Vieja.

Como curiosidad, el 86.148 ha batido un récord. Como apunta la SER, es el número más alto en el que ha recaído el primer premio en los 200 años de historia del sorteo.

El Gordo está dotado con cuatro millones de euros por serie. Es decir, cada décimo se lleva un pellizco —¡y qué pellizco!— de 400.000 euros.

Parte del premio va a parar a Hacienda —todos los premios que superan los 40.000 euros tienen una tributación fija del 20%—: concretamente, 76.000 euros, por lo que el ganador se lleva los 324.000 euros restantes.

Los demás números premiados

En total el sorteo reparte 2.400 millones de euros. El segundo premio, cantado cerca de las 10:50, ha recaído en el número 72.119 y se ha ido íntegro para Basauri (Bizkaia), donde ha sido muy repartido por un club de balonmano. Está dotado con 1.250.000 euros (125.000 euros al décimo).

El tercero, con 50.000 euros al décimo, fue para el 19.517, con 103 series vendidas en Valencia (103 series), 35 en Calella y Granollers (Barcelona), además de en Almería y Badajoz.

Champán, abrazos (con mascarilla) y cánticos no han faltado en ninguno de esos puntos. Este miércoles, el humor en todos ellos era un poquito mejor; prueba de ello es esta celebración en Calella.

Los dos cuartos fueron a parar a los números 42.833 y 91.179, con 20.000 euros al décimo —uno dejó algo de alegría en La Palma—. El premio más madrugador fue precisamente uno de los ocho quintos, concretamente el 92.052. Los otros siete fueron el 70.316, el 26.711, el 24.198, el 69.457, el 89.053, el 34.345 y el 89.109.

No acaba ahí la suerte; también tienen premio los números anterior y posterior al Gordo, con 20.000 euros; al segundo premio, con 12.500 euros; y al tercer premio, con 9.600 euros.

Además, la famosa pedrea de los miiiiiiiiiiiiil eurooooooos reparte otros 1.794 premios por el mencionado importe a la serie, por lo que le caen 100 euros al décimo.

Tres novedades

Este año es el primero en el que se podrán cobrar los premios inferiores a 2.000 euros a través de Bizum, pero ésta no es la única novedad de esta edición.

También se han estrenado 193 bolas de boj de las 100.000 necesarias—con los números grabados en láser y 3 gramos de peso—; tocaba por su estado de conservación. Y, al ser el segundo sorteo en pandemia, han sido necesarias algunas medidas de seguridad, como las butacas numeradas para los espectadores que (este año sí) han podido acudir al Teatro Real.

El público no ha podido moverse de su asiento, tampoco ingerir alimentos o quitarse la mascarilla —de hecho, ni los locutores de radio allí presentes podían beber agua, tenían que ir al ropero para hacerlo— y, como ya se hizo el año pasado, el espacio entre los bombos se ha incrementado.

Protesta de los loteros

A las nueve de la mañana, hora del comienzo del sorteo, decenas de trabajadores de administraciones de lotería se han concentrado frente al Teatro Real para reclamar “comisiones justas” por los décimos del sorteo, congeladas desde hace 17 años. Muchos otros han cerrado sus establecimientos en esta señalada jornada como protesta.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente