Google recurre a internautas australianos contra el proyecto del gobierno de hacerle pagar

·2 min de lectura
Google ha desplegado tácticas agresivas para tratar de abortar el proyecto del gobierno australiano de hacerle pagar a los medios por los contenidos que publica

Google utiliza desde este viernes en Australia su motor de búsqueda para dar a conocer su oposición al proyecto de Canberra que pretende hacer pagar al gigante digital a los medios.

A los internautas australianos que efectúan una búsqueda en Google les aparece un mensaje en el que la empresa manifiesta su oposición al proyecto que pretende regular las relaciones entre la prensa y los gigantes de internet como Google y Facebook.

Estas dos grandes firmas, que captan una parte importante de los ingresos publicitarios, se oponen a este "código de conducta obligatorio" que tiene como objetivo el "hilo de actualidad" de Facebook y las búsquedas en Google.

El proyecto prevé que remuneren a los medios australianos, ya sea el grupo público ABC o los títulos del grupo News Corp de Rupert Murdoch, por la publicación de sus contenidos. En caso de infracción, serán multadas con millones de dólares.

La iniciativa australiana es seguida en todo el mundo con interés en un momento en que los medios de comunicación sufren por la caída de los ingresos publicitarios que van a parar a Facebook, Google y otras grandes firmas tecnológicas.

Google ha multiplicado las iniciativas para abortar este proyecto, amenazando con suspender su motor de búsqueda en Australia e impidiendo a un pequeño número de internautas acceder a los contenidos de los medios australianos.

Pero la acción lanzada el viernes es nueva y pretende sumar a los internautas a su causa.

En un vídeo, la directora general de Google Australia, Mel Silva, advierte contra este proyecto que "romperá la forma de funcionamiento de los motores de búsqueda" y amenazará a un "internet libre y abierto".

Este punto de vista lo comparte Tim Berners-Lee, principal inventor de la Web en 1989, que recientemente aseguró que este proyecto es "irrealizable" y socava un "principio fundamental" del internet.

Los detractores de Google estiman por su parte que el mensaje que apareció el viernes no hace más que subrayar la voluntad de la empresa de utilizar su posición dominante en el mercado para sus propios fines.

arb/dm/leg/juf/ob/yow