Google, a un paso de pagar multimillonaria multa en Europa por abuso de posición dominante

Bruselas impuso a Google una multa de 4.343 millones de euros en 2018 por aplicar restricciones ilegales a los fabricantes de dispositivos Android para afianzar su posición dominante. El Tribunal General de la Unión Europea redujo el monto, pero mantuvo en firme la sentencia que puede ser apelada ante el Tribunal Supremo de Justicia.

La autoridad antimonopolio de la Unión Europea impuso un total de 8.250 millones de euros en multas antimonopolio a Google, el motor de búsqueda de Internet más popular del mundo, en tres investigaciones que se remontan a más de una década.

Una de ellas, impuesta en 2018 por 4.340 millones de euros, fue ratificada este miércoles 14 de septiembre por el Tribunal General de la Unión Europea, que decidió reducirla modestamente a 4.125 millones de euros al resolver una impugnación de la compañía.

Sigue siendo, sin embargo, un monto récord por una violación antimonopolio, así como la segunda derrota judicial de Google, que perdió una impugnación similar por una multa de 2.420 millones de euros el año pasado.

Grandes tecnológicas, en la mira por abuso de posición dominante

El fallo es un impulso para la jefa antimonopolio de la Unión Europea, Margrethe Vestager, que ha hecho de su presión contra las llamadas “Big Tech” un sello distintivo de su administración.

Actualmente, Vestager está investigando el negocio de publicidad digital de Google, las reglas de la tienda de aplicaciones de Apple, el uso de datos de Meta y las prácticas de venta y mercado en línea de Amazon.

En este caso particular de Google, el regulador de competencia del bloque comunitario consideró que la filial del gigante tecnológico estadounidense Alphabet usó su sistema operativo móvil Android para frustrar la competencia de sus rivales.

"Google impuso restricciones ilegales a los fabricantes de dispositivos móviles Android y operadores de redes móviles para consolidar la posición dominante de su motor de búsqueda", explicó el tribunal general.

Concretamente, las autoridades antimonopolio europeas creen que Google obligó a estos fabricantes a instalar el buscador Google Search y el navegador Google Chrome a cambio de cederles la licencia de su tienda de aplicaciones Google Play.

Google, que puede apelar el fallo ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, el más alto de Europa, expresó su decepción de que la multa se haya reducido levemente, mas no eliminado.

"Android ha creado más opciones para todos, no menos, y apoya a miles de negocios exitosos en Europa y en todo el mundo", resaltó la compañía.

Con Reuters, AP y EFE