Gol y pérdidas de balón, las dos asignaturas pendientes del Atleti

Estefanía Ramos
·2 min de lectura

El Atlético de Madrid debutó en Champions con una derrota ante el Bayern de Munich. El rodillo alemán no tuvo piedad del equipo rojiblanco y le metió cuatro goles. Un duro golpe de realidad para el equipo de Simeone pero del que tampoco se debe hacer un drama. Es cierto que hay cosas que mejorar, pero el Bayern es un equipo que juga en otro nivel y tal y como está en estos momentos el campeón de Europa lo raro sería no sucumbir.

Al Atleti le ha faltado contundencia. Ya lo dijo Simeone en la previa, el equipo tenía que aprovechar las ocasiones que generasen y no lo hicieron, y cuando te falta contundencia en una de las dos áreas acabas perdiendo, y más si enfrente tienes a un rival que no perdona. El partido del conjunto español no fue malo, pero para ir por Europa con lo que vimos ayer no es suficiente. Y no es que el resto de los grandes vayan muy sobrados, pero este Atleti no es el mismo Atleti que mordía, presionaba, asfixiaba a los rivales y no perdía tantos balones.

El Bayern goleó al Atleti en Champions | Alexander Hassenstein/Getty Images
El Bayern goleó al Atleti en Champions | Alexander Hassenstein/Getty Images

Simeone y los suyos tiene dos puntos que mejorar para poder competir de igual a igual con los grandes. En primer lugar tienen que ser más contundentes en el área rival, algo obvio pues el gol es la máxima del fútbol. El Atleti tan pronto te da una de cal como una de arena y pasa de meter seis a quedarse a cero. Sino consigue ser regular en la portería contraria las victorias están más caras. Y en segundo lugar no perder balones.

El Atleti del Cholo no era un equipo que se caracterizaba por la pérdida de balones, al revés, robarle una pelota era una tarea ardua y complicada. Ahora con poco que se les presione el esférico cambia de dueño. Este Atlético de Madrid no es un fuera de serie, pero aún sin serlo puede plantarle cara a los más grandes siempre que pula estos dos pequeños defectos. Quizá si las oportunidades que tuvo en la primera parte ante el Bayern hubieran entrado estaríamos hablando de otra historia. Y como decíamos al principio, perder contra el Bayern no es un drama, entra dentro de lo normal. No hay que tomar decisiones drásticas por un solo partido sino seguir trabajando y potenciar los aspectos positivos del equipo que son más que los negativos.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!