El Gobierno de Venezuela y la oposición inician la segunda fase de sus diálogos en México

·4 min de lectura

Representantes del Gobierno de Nicolás Maduro y de la oposición liderada por Juan Guaidó reanudaron las conversaciones destinadas a encontrar una salida a la múltiple crisis del país. En la nueva etapa de diálogos, que finaliza el lunes, el oficialismo presiona por el levantamiento de las sanciones económicas internacionales en su contra, mientras la oposición exige garantías políticas y electorales, entre otras medidas de protección social.

La delegación del Gobierno venezolano llega a la segunda fase de diálogos con la oposición resuelta a que sean retiradas las sanciones económicas en su contra, interpuestas por Estados Unidos y la Unión Europea. Pero la decisión está en manos de gobiernos extranjeros. La pugna se plantea compleja.

Las dos partes retomaron el viernes en la Ciudad de México los acercamientos, dos semanas después de la firma de un memorando de entendimiento que marcó el inicio de las negociaciones. Está previsto que esta segunda fase de diálogos se extienda hasta el lunes 6 de septiembre.

"Hemos recibido la instrucción del presidente Nicolás Maduro de que hagamos un énfasis en estas primeras horas de las conversaciones en devolver las garantías económicas que le han sido robadas a todo el pueblo de Venezuela", advirtió el presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez, en declaraciones a la televisión estatal de su país.

Maduro adelantó esta semana que su delegación exigirá el levantamiento de las sanciones económicas impuestas a su Gobierno hace más de tres años por Estados Unidos y otros países y la liberación de algunos de los activos de Venezuela en el exterior.

Para ello, señaló que sus delegados presentarán un plan que contendrá todo lo necesario para la recuperación económica de Venezuela, además de restaurar el acceso de su Administración a las reservas de oro del Banco de Inglaterra y poner fin a las sanciones contra la estatal petrolera PDVSA.

Pero la decisión no depende de su contraparte sentada en la mesa de diálogos, sino de autoridades extranjeras, en particular de Washington, que hasta ahora no ha iniciado ningún camino para conversar con Caracas. Sin embargo, ya ha indicado que si la Administración del líder izquierdista espera los alivios económicos deberá primero cumplir con las peticiones de los líderes opositores.

Estados Unidos y otras naciones retiraron el reconocimiento a Maduro luego de acusarlo de manipular su más reciente reelección como presidente en 2018. En su lugar, reconocieron a Guaidó, quien encabezaba el Legislativo, entonces dominado por la oposición.

¿Qué exige la oposición en las negociaciones con el Gobierno venezolano?

De acuerdo con el memorando firmado por las dos partes el pasado 13 de agosto, las discusiones incluyen "derechos políticos para todos", garantías electorales y un cronograma para elecciones observables.

La contraparte del líder socialista exige que las garantías sean dadas partiendo de los comicios regionales del próximo 21 de noviembre, que exigen sean "libres".

También abarcan, la renuncia de la violencia, la reparación de las víctimas, protección de la economía nacional y medidas de protección social.

“Debemos y tomaremos medidas para salvar a Venezuela”, señaló el líder opositor Juan Guaidó horas antes de retomar los diálogos con la mediación de México y Noruega.

La crisis múltiple de Venezuela que rodea las conversaciones

La pugna entre las dos alas políticas y los eventuales acuerdos podrían constituir un primer paso para reconstruir un país que durante años ha vivido una profunda decadencia.

Millones de venezolanos viven en la pobreza, enfrentan bajos salarios, altos precios de los alimentos y la peor tasa de inflación de todo el planeta. El Programa Mundial de Alimentos de la Organización de Naciones Unidas estima que uno de cada tres venezolanos lucha por consumir suficientes calorías diarias.

Las crisis políticas, sociales y económicas del país han empeorado cada vez más con la caída de la producción y los precios del petróleo y la pandemia.

Aún es incierto si la oposición y el oficialismo de Venezuela llegarán esta vez a acuerdos que sean efectivos para la población. Este no es su primer intento. En agosto de 2019, Maduro ordenó el retiro de su delegación de la anterior iniciativa de acercamiento, también promovida por Noruega, luego de que el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, endureciera las sanciones contra Caracas.

No obstante, la liberación, el mes pasado, del líder de la oposición Freddy Guevara, así como el anuncio de la coalición opositora esta semana de que participaría en las próximas elecciones regionales, fueron vistos por ambas partes como los primeros resultados del proceso, que se espera que dure al menos seis meses.

El Gobierno de los EE. UU. también alivió el pasado julio una sanción para que las personas eventualmente puedan recuperar el acceso al propano, en lugar de cocinar en estufas de carbón o leña. La decisión fue vista como un gesto de buena fe para impulsar el diálogo.

Con AP y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente