El Gobierno planea subir la cotización y la pensión máxima un 30% en 30 años: así te afectará

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivé, en una imagen de archivo.
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivé, en una imagen de archivo.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivé, en una imagen de archivo.

El Ministerio de Seguridad Social ha puesto sobre la mesa que las cotizaciones máximas suban un 30% más la inflación a lo largo de un periodo de 30 años. Esta es la propuesta enmarcada en la segunda fase de la reforma de pensiones que el Gobierno ha planteado a sindicatos y a Unidas Podemos, según ha publicado El País este jueves, citando fuentes gubernamentales.

Con este sistema, las prestaciones máximas subirían en un porcentaje similar al que se aplicaría un desfase temporal. Recoge el citado medio que actualmente la pensión máxima a cobrar está limitada en los 39.468 euros en 2022. Si se aplicase este cambio, el máximo se situaría en 49.672 euros.

La clave están en que la parte de los sueldos altos que supera esos cerca de 50.000 euros no realiza aportación a la Seguridad Social puesto que no recibe más pensión por ello y, además, está exenta del 36% que se paga de cotización  entre empresa y trabajador.

¿A quién afectaría?

Según los cálculos de El País, se beneficiarían de esta medida más de un millón de asalariados, lo que se corresponde con uno de cada 20 trabajadores españoles. Descontando la inflación, la cotización pasaría de estar fijada desde los 49.600 euros hasta cerca de los 65.000 euros.

¿Cuál tendría que ser la subida anual de la cotización?

Para conseguir materializar dichas cifras, la cotización máxima tendría que incrementarse cada año acompasada al Índice de Productos de Consumo (IPC) -al igual que la medida introducida para las propias pensiones-, además de un porcentaje de en torno a un 0,88% al año.

¿Y la pensión máxima?

También explica el citado diario que en el caso de la pensión máxima, la subida con la inflación descontada pasaría desde los 40.000 euros de la actualidad hasta los 52.000 euros. No obstante, entra en juego ese desfase temporal, por lo que la subida de la prestación máxima sería completada años después.

En este apartado hay un factor clave que ya ha sido abordado en el pasado por la cartera que dirige el ministro José Luis Escrivá, la jubilación de la generación de los baby boom. El objetivo de este retraso es poder lograr una mayor recaudación de las contribuciones de este segmento de la sociedad -la más numerosa en la actualidad, nacida entre 1958 y 1977-.

En este sentido, Seguridad Social indica que esa subida del gasto por elevar la pensión máxima se aplazará hasta el fin de tensiones financieras, previsto para el 2050.

¿Afectará a la cotización de los sueldos más altos?

Según El País, está abierto un debate sobre cuánto se podría recaudar de los sueldos altos una vez se ejecute esta subida de la cotización. Las organizaciones sindicales y UP se inclinan por un destope total y que se cotice por el conjunto del salario al 36%. Con este escenario, se podrían llegar a ingresar hasta 10.000 millones más, cerca del 0,7% del PIB, según cifras de los sindicatos.

Seguridad Social no estaría a favor de una subida de tal magnitud y distintas fuentes gubernamentales y de la negociación han comunicado al citado diario que será difícil alcanzar unos ingresos del 0,5% del PIB.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR