Gobierno indio precisa tiempo para restaurar orden en Cachemira, dice Supremo

EFE/EPA/JAIPAL SINGH/Archivo

Nueva Delhi, 13 ago (EFE).- El Tribunal Supremo de la India afirmó hoy que las autoridades todavía necesitan más tiempo para restaurar la normalidad en la Cachemira india, incomunicada desde hace más de una semana por una serie de fuertes restricciones.

"Esperamos que la normalidad sea restaurada. Pero no se puede hacer nada de la noche a la mañana. Nadie sabe lo que está sucediendo, hay que confiar en el Gobierno", respondió la alta corte a una petición presentada por un activista.

La solicitud revisada por tres jueces del Supremo denunció las duras medidas impuestas a esa región del Himalaya, vigilada por cerca de 25.000 agentes de seguridad, donde desde el pasado lunes se restringe el libre desplazamiento, las reuniones públicas, el uso de teléfonos e internet y las manifestaciones.

"El Gobierno necesita un tiempo razonable", añadieron los magistrados en su decisión, con la que rehusaron a revisar las restricciones.

El régimen de excepción fue impuesto poco antes de que el Gobierno de la India presentase en el Parlamento una ley que instruía la modificación del artículo 370 de la Constitución que establecía el estatus especial de Cachemira por el que la región gozó de autonomía constitucional durante setenta años.

La ley, que fue aprobada en escasos dos días en las dos cámaras del Parlamento, llevó a la bifurcación del estado en dos "territorios de la unión" -el de Jammu y Cachemira y el de Ladakh- bajo control directo del Gobierno central.

El Ministerio de Interior aseguró hoy que las restricciones sobre Cachemira, de mayoría musulmana, "se están aliviando de manera gradual en el Valle", mientras que en la división de Jammu, de mayoría hindú, "se han restablecido después de la evaluación de las autoridades".

El departamento admitió hoy que una manifestación tuvo lugar el pasado viernes después de la hora de la oración en las mezquitas, pese a haber insistido durante varios días en que los informes y las imágenes que mostraban a centenares de personas protestando por la medida eran "fabricadas".

"El 09/08, los agitadores se mezclaron con las personas que regresaban a casa después de las oraciones en una mezquita local. Comenzaron a lanzar piedras contra las fuerzas del seguridad para provocar disturbios generalizados", admitió.

"Se reitera que no se han disparado balas", añadió.

La decisión de Nueva Delhi aumentó la animosidad con Pakistán, que se disputa con la India el control de Cachemira tras su independencia del Imperio británico y por la que han librado dos guerras.