El Gobierno francés propone subir la edad legal de jubilación a los 64 años para 2030

© BERTRAND GUAY / AFP

La primera ministra francesa Elisabeth Borne finalmente anunció este martes 10 de enero las líneas generales de la controvertida reforma de pensiones, en la que se destaca la propuesta de aumentar la edad mínima de jubilación de 62 años a 64 para 2030 de forma gradual. La proposición fue ampliamente criticada por las fuerzas de oposición y los sindicatos convicaron de forma unánime una huelga general para el próximo 19 de enero.

El proyecto de ley prevé que la edad legal para jubilarse se desplace tres meses al año a partir del 1 de septiembre, hasta llegar a 64 años, anunció la primera ministra francesa Elisabeth Borne en una conferencia de prensa este martes 10 de enero. El tope se fijará en 63 años y 3 meses en 2027, para luego alcanzar el objetivo de 64 años en 2030.

Además, para obtener una pensión completa, –excluyendo ciertas profesiones consideradas especialmente penosas– se exigirá un periodo de cotización de 43 años a partir de 2027. Sin embargo, las personas que se jubilen a los 67 años seguirán percibiendo automáticamente una pensión completa, aunque no hayan trabajado durante 43 años.

“Mantendremos en 67 años la edad a la que las personas pueden jubilarse sin descuento, independientemente de su tiempo de cotización", explicó la primera ministra, añadiendo que “esto es esencial para quienes han tenido una carrera accidentada o incompleta, y pienso aquí especialmente en las mujeres”.

Borne también se congratuló de presentar un proyecto mejor "adaptado" para las carreras largas, "de modo que nadie que haya empezado a trabajar pronto esté obligado a trabajar más de 44 años”.

Aumento de la pensión mínima

Por otra parte, para las personas con discapacidad, la jubilación con 62 años se mantiene.


Leer más sobre FRANCE 24 Español

Leer tambien:
La reforma de las pensiones de Macron: ¿cambios necesarios en un sistema insostenible?