Cuba acusa a EEUU de estar detrás de las manifestaciones en la isla

·4 min de lectura

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, aseguró el lunes que Estados Unidos está tras las manifestaciones históricas ocurridas la víspera en la isla y acusó a Washington de ejecutar una "política de asfixia económica para provocar estallidos sociales en el país".

Mientras Washington y la Unión Europea hacían llamados a permitir y escuchar las protestas, el dirigente comunista aseguró que el gobierno está tratando de "enfrentar y vencer" las dificultades ante las sanciones estadounidenses, recrudecidas desde el mandato del expresidente Donald Trump (2017-2021).

"¿Qué quieren con estas situaciones?, provocar estallidos sociales, provocar incomprensiones" entre los cubanos, pero también "el famoso cambio de régimen", denunció el presidente, en un intercambio con algunos periodistas cubanos retransmitido por la televisión y la radio, en una comparecencia de cuatro horas junto a varios ministros.

"Sería un grave error que el régimen cubano interprete lo que está pasando en decenas de ciudades y pueblos en toda la isla como el resultado o el producto de algo que haya hecho Estados Unidos", reaccionó el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken.

Mientras que el mandatario estadounidense, Joe Biden, pidió al "régimen cubano que, en lugar de enriquecerse, escuche a su pueblo y atienda sus necesidades", según un comunicado.

"Estamos con el pueblo cubano y su claro llamado a la libertad", dijo.

Por su parte el jefe de la diplomacia de la Unión Europea, Josep Borrell, pidió el lunes al gobierno de Cuba que "permita estas manifestaciones pacíficas y que escuche las manifestaciones de descontento".

El internet móvil, que llegó a Cuba a finales de 2018 y permitió la transmisión en vivo de unas 40 protestas antigubernamentales en toda la isla el domingo, seguía cortado este lunes.

Las calles de La Habana permanecían custodiadas por la policía y elementos del ejército, constataron periodistas de AFP, pero se mantenían en calma después de los disturbios del día anterior.

- "Lo que queremos es cambio" -

Miles de cubanos, hartos de la crisis económica, agravada por la escasez de alimentos y medicinas y que ha obligado al gobierno a cortar la electricidad durante varias horas al día, salieron espontáneamente a la calle el domingo en decenas de ciudades de todo el país, al grito de "Tenemos hambre", "Libertad" y "Abajo la dictadura".

Una movilización sin precedentes en Cuba, donde las únicas concentraciones autorizadas suelen ser las del Partido Comunista (PCC-único).

Es "increíble", dijo Yudeiky Valverde, una empleada de una escuela primaria, de 39 años.

"Hacía muchos años que no pasaba eso aquí, desde el año 1994", durante el "Maleconazo" cuando la población marchó contra la crisis económica en el Malecón, la avenida costera de La Habana. Entonces, la intervención de Fidel Castro calmó los ánimos, aunque la protesta estuvo limitada a la capital.

"Nosotros lo que queremos es cambio", confió Yamila Monte, una empleada de limpieza de 54 años que enumeró las dificultades por su bajo sueldo. Pero "no tengo miedo", dijo.

Pero el estudiante de economía de 18 años Uriel Alonso, lamentó la iniciativa. "Las cosas en el país es cierto que no son fáciles, todos los saben, pero no hay por qué recurrir a esas manifestaciones".

"Tiene que calmarse", dijo satisfecho de la comparecencia que el presidente hizo en la televisión. "Necesitamos escucharlo porque ya es mucho tiempo las personas volviéndose locas con toda la situación, que hablara y explicara las cosas", dijo el estudiante.

Si bien Díaz-Canel reconoció el descontento de algunos cubanos, dio a los revolucionarios "la orden de combate", para que "salgan a las calles donde quiera que se vayan a producir estas provocaciones".

- "Bloqueo genocida" -

Tras una breve reconciliación entre 2014 y 2016, las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos están en su nivel más bajo desde que Trump endureció el embargo en vigor desde 1962, denunciando violaciones de derechos humanos y apoyo de La Habana al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela.

Estas sanciones, así como la ausencia de turistas debido a la pandemia, han sumido a Cuba en una profunda crisis económica y han generado un fuerte malestar social, seguido de cerca en Washington y el continente americano.

El gobierno de Estados Unidos "ha destinado cientos de millones de dólares para la subversión en nuestro país e impone un bloqueo genocida, principal responsable de carencias económicas", dijo en Twitter el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez.

Las manifestaciones también se produjeron en un contexto de fuerte aumento de los casos de coronavirus en la isla que ha registrado oficialmente 244.914 contagios, incluyendo 1.579 muertes, para 11,2 millones de habitantes.

Una situación que ha llevado a muchos cubanos a utilizar la palabra clave #SOSCuba en las redes sociales, para pedir que ayuda humanitaria externa sea autorizada por el gobierno.

ka/lp/lda

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente