El Gobierno de Colombia y la guerrilla del ELN coinciden en reiniciar el diálogo

·2 min de lectura
YAMIL LAGE AFP

El Gobierno de Colombia reconoció el viernes la "legitimidad" de la comisión negociadora del grupo guerrillero del ELN para retomar las conversaciones de paz en Cuba y anunció que ambas partes coinciden en la necesidad de reiniciar el diálogo suspendido hace cuatro años.

"Ambas partes coincidimos en la necesidad de reiniciar un proceso de diálogo con hechos que demuestren a la sociedad colombiana y al mundo que esta voluntad es real", dijo el Alto Comisionado para la Paz, Danilo Rueda, al leer una declaración en La Habana.

Frente a la comitiva del ELN, encabezada por Pablo Beltrán, jefe guerrillero para los diálogos durante las negociaciones interrumpidas en 2018, Rueda reconoció oficialmente "la legitimidad de la delegación de diálogo del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en la búsqueda de la paz".

La delegación del Gobierno colombiano, acompañada por el canciller Álvaro Leyva, se reunió el viernes con integrantes de esta guerrilla radicados en La Habana desde 2018.

El encuentro se produjo en los primeros días después de la llegada al poder de Gustavo Petro, primer presidente de izquierda de Colombia, que propone nuevos acuerdos de paz con el ELN y otras organizaciones en armas, así como el fin de la "guerra antidrogas", que considera un fracaso.

La comitiva gubernamental pudo "constatar que el ELN comparte la voluntad del Gobierno colombiano" y que escuchan a los sectores de la sociedad que claman por una solución dialogada al conflicto armado.

En el encuentro también estuvieron presentes los garantes de las negociaciones

Rueda dijo que el Ejecutivo adoptará "todas las medidas jurídicas y políticas" para garantizar las condiciones que permitan la vuelta a la mesa de negociaciones.

En la reunión estuvieron presentes los garantes de las conversaciones, Noruega y Cuba, así como representantes del secretario general de la ONU y de la Conferencia Episcopal colombiana.

Antes, el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, se había reunido con las dos partes para ratificar "el invariable compromiso de Cuba y la inquebrantable voluntad de continuar contribuyendo al logro de la anhelada paz para Colombia", según dijo el propio mandatario en su cuenta de Twitter.

El expresidente Juan Manuel Santos, que negoció en La Habana la paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), también inició en 2017 diálogos de paz con el ELN.

Sin embargo, su sucesor Iván Duque los sepultó un año después tras un atentado contra una escuela de la Policía que dejó 22 muertos, además del agresor.

Aunque el pacto de paz que desmovilizó a las FARC en 2017 alivió la violencia política, Colombia vive un agudo rebrote de violencia por cuenta de grupos armados que lucran con el narcotráfico y la minería ilegal.