Pedro Sánchez y Pablo Iglesias alcanzan y anuncian un acuerdo de Gobierno de coalición

Sánchez e Iglesias se dan la mano del acuerdo, en el Congreso (Photo by GABRIEL BOUYS/AFP via Getty Images)

Quién lo iba a decir hace unos meses: el Gobierno de Pedro Sánchez es hoy más posible que antes de las elecciones. Y es que, tras el auge de la ultraderecha en el 10N, la pérdida de poder de Ciudadanos y una desafección en la izquierda, los líderes del PSOE y de Unidas Podemos, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, se han reunido de manera rápida y privada para retomar un acuerdo y formar una coalición con Pablo Iglesias de vicepresidente (algo que aún no está confirmado) tal y como han escenificado conjuntamente este martes a primera hora de la tarde en el Congreso. Lo que fue imposible durante el verano se ha arreglado en 48 horas.

Puedes ver aquí la comparecencia íntegra de Sánchez e Iglesias anunciando el acuerdo en el Congreso

"Este acuerdo nace con el propósito de abrirse a otras fuerzas políticas para hacer viable una mayoría parlamentaria estable y sostenida. El PSOE abrirá una ronda de contactos para conseguirla. Los españoles han hablado y su voto marca el único camino que es el que estamos empezando a recorrer hoy el PSOE y Unidas Podemos. Quiero agradecerle su predisposición. Es un proyecto que va a trabajar por el progreso de España.”, ha comenzado Sánchez.

"Ustedes sabrán que el acuerdo que hoy presentamos no fue posible en las anteriores elecciones, aunque estuvimos cerca. Somos conscientes de la decepción que supuso entre los votantes progresistas y también entre los ciudadanos que querían un Gobierno y superar la situación de bloqueo. El proyecto político es tan ilusionante que supera cualquier desencuentro de los últimos meses. El compromiso es lograr un Gobierno progresista sí o sí. El documento firmado recoge las líneas fundamentales de las políticas del futuro Gobierno y no me voy a extender en ello, tendrán el contenido. Este Gobierno va a ser uno rotundamente progresista, integrado por fuerzas progresistas, que trabajará por el progreso de España y de todos los españoles; lo único que no cabrá en el espíritu del Gobierno será el odio y la confrontación entre los españoles", sentenciaba en referencia al ascenso de Vox.

Relacionado: Estos son los 10 puntos del acuerdo entre Iglesias y Pedro Sánchez

Pablo Iglesias también dijo unas palabras previas a las del Presidente en funciones, valorando el acuerdo alcanzado: “Como dije en la noche electoral tras conocerse los resultados, lo que en abril era una oportunidad histórica se había convertido en una necesidad histórica. Me complace anunciar hoy junto a Pedro Sánchez que hemos alcanzado un preacuerdo para conformar un Gobierno de coalición progresista que combina la experiencia del PSOE con la valentía de Unidas Podemos".

(Photo by GABRIEL BOUYS/AFP via Getty Images)


El reto ahora tanto de Pedro Sánchez como de Pablo Iglesias es sacar este acuerdo adelante en la investidura. Los cálculos hacen inviable que se produzca en una primera votación, pero sí en una segunda, donde son más necesarios más ‘sí’ que ‘no’. Las cuentas de ambos pasan por sumar los PSOE, Unidas Podemos, Más País, PNV y el PRC de Revilla, y a ello añadir la abstención de Ciudadanos que, curiosamente, y a pesar de perder tanta fuerza, será clave en la votación. Ambos dan por hecho que tanto PP como VOX votarán en contra.

En este sentido, no se ha hecho esperar la reacción de Íñigo Errejón, líder de Más País, que ya ha asegurado en Twitter que apoyará esta coalición entre ambos partidos.

Los que tampoco han tardado en reaccionar han sido los del bando de la derecha. El primero fue Santiago Abascal, en Twitter, criticando el movimiento de Sánchez. “El PSOE se abraza al comunismo bolivariano, a los aliados de un golpe de Estado, en mitad de un golpe de Estado. Le haremos responsable de cada daño que produzcan a la convivencia y al orden constitucional.”

Posteriormente, Pablo Casado daba una rueda de prensa para valorar lo ocurrido, criticando también la alianza de Pablo Iglesias, paradójicamente un día después de negarle cualquier tipo de apoyo a Pedro Sánchez en la investidura.