El Gobierno búlgaro de coalición colapsa y el país se encamina a sus cuartas elecciones en dos años

·2 min de lectura
Kiril Petkov. (Photo: NIKOLAY DOYCHINOV via Getty Images)
Kiril Petkov. (Photo: NIKOLAY DOYCHINOV via Getty Images)

Kiril Petkov. (Photo: NIKOLAY DOYCHINOV via Getty Images)

El Gobierno de coalición de Bulgaria, liderado por el proeuropeo Kiril Petkov, perdió este miércoles en el Parlamento de Sofía una moción de censura presentada por la oposición populista conservadora, por lo que país balcánico enfrenta posibles nuevas elecciones, las cuartas en menos de 18 meses.

Un total de 116 diputados apoyaron al Ejecutivo en minoría de Petkov, primer ministro desde hace apenas seis meses, mientras que 123 votaron en contra del Gobierno y uno no acudió a la votación.

Esta nueva crisis política en Bulgaria tiene sus orígenes en la salida hace unas semanas del Ejecutivo del partido populista antisistema ITN, del popular cantante Slavi Trifonov.

La moción recibió el respaldo del principal partido opositor, el conservador populista GERB, del partido étnico turco DPS, de los ultranacionalistas prorrusos de Vazrazhdane, y de ITN, aunque entre sus filas hay seis parlamentarios que se unieron al Gobierno.

Petkov, ganador de las elecciones de noviembre pasado al frente del partido Continuamos el Cambio (PP), lideraba una coalición con los socialistas, herederos del partido comunista, y la formación protesta y con orientación euroatlántica, Bulgaria Democrática.

El cuarto socio era Existe Tal Pueblo (ITN), liderado por Trifonov, quien decidió el pasado 8 de junio retirar a sus cuatro ministros del Gobierno, tras acusar a Petkov de mala gestión con el dinero público y de querer levantar el veto búlgaro al inicio de las negociaciones de entrada en la UE de la vecina Macedonia del Norte.

Sofía mantiene desde 2020 una disputa con Skopje sobre el pasado común de ambos países y exige más garantías para los derechos de los búlgaros étnicos en ese país.

Además, exige que el país vecino abandone calificaciones ofensivas sobre la historia, lo que considera “lenguaje de odio”, como por ejemplo letreros en monumentos y el término en libros escolares como “ocupador fascista” durante la Segunda Guerra Mundial, cuando Bulgaria era aliado de la Alemania nazi.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente