El Gobierno de Asturias apuesta por un nuevo inversor para la antigua Alcoa

Oviedo, 14 may (EFE).- El Gobierno del Principado ha expresado este jueves su apuesta por buscar un nuevo inversor que se haga cargo de las antiguas plantas de Alcoa en Avilés y A Coruña, ahora en manos del Grupo Industrial Riesgo, y que garantice el empleo y la actividad "con un plan viable a largo plazo".

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, la consejera de Derechos Sociales y Bienestar y portavoz del Ejecutivo regional, Melania Álvarez, ha recordado que tanto el fondo suizo Parter, que adquirió las plantas en junio de 2019, como el Grupo Riesgo, siguen sin aclarar la solvencia financiera y técnica del nuevo propietario.

Riesgo, que adquirió las plantas a Parter en abril, aseguró esta semana que ya ha implementado las primeras inversiones, aunque no las cuantificó, y apuntó que ha creado un departamento comercial para ambas plantas y ha invertido "en procesos, maquinaria y programas informáticos".

Sin embargo, para el Gobierno del Principado hablar la creación de un departamento comercial o de mejoras en sistemas informáticos "no supone un plan serio y riguroso".

Álvarez ha insistido en que debe ser Alcoa, por ser la empresa que puso las plantas a la venta y que eligió al comprador, la que debe aclarar si el traspaso de Parter a Riesgo cumple con los acuerdos firmados el pasado verano para mantener la actividad y el empleo.

Una vez resuelta la "situación jurídica", el Principado apuesta por la búsqueda de un nuevo inversor, después de que se haya recibido el interés de varios grupos.

La prioridad, ha remarcado Álvarez, debe ser encontrar un inversor que garantice un plan viable a largo plazo.

El fondo alemán Quantum, que fue finalista en el proceso de venta que finalmente ganó Parter, manifestó a finales del pasado mes de abril que continúa interesado en hacerse con la planta avilesina.

Las factorías, que suman más de 600 empleos -328 en A Coruña y 286 en Avilés-, sólo mantienen operativas la parte de la función, mientras que las cubas de electrólisis necesarias para producir aluminio primario, cuyo funcionamiento requiere un gran gasto energético, siguen inactivas desde que Alcoa decidiera pararlas durante el proceso de venta.

(c) Agencia EFE