El Gobierno asegura que no hay "indicios" de que el choque con Argelia afecte al suministro de gas

·5 min de lectura
El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, en declaraciones a la prensa desde el puesto avanzado de Benahavís (Málaga), donde se coordina la respuesta al incendio forestal. (Photo: Alex Zea/Europa Press via Getty Images)
El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, en declaraciones a la prensa desde el puesto avanzado de Benahavís (Málaga), donde se coordina la respuesta al incendio forestal. (Photo: Alex Zea/Europa Press via Getty Images)

El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, en declaraciones a la prensa desde el puesto avanzado de Benahavís (Málaga), donde se coordina la respuesta al incendio forestal. (Photo: Alex Zea/Europa Press via Getty Images)

Nuevo mensaje tranquilizador del Gobierno, tras la crisis diplomática abierta con Argelia. El ministro de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, ha asegurado este viernes que no ven “indicios” de que la ruptura pueda influir en el suministro de gas natural, del que el país argelino es el principal proveedor de España.

“No hay a esta hora, ningún dato, ninguna información, ningún indicio de que vaya a afectar al suministro de gas”, ha explicado el integrante del Ejecutivo, señalando que es una cuestión “importante”. Al mismo tiempo, Bolaños ha destacado una de las claves de ese ‘blindaje’ al flujo del recurso estratégico: “Los contratos son a muy largo plazo, son entre empresas y, hasta la fecha, no tenemos ningún indicio en ese sentido”.

El ministro también ha reiterado uno de los argumentos -y hechos- más repetidos desde que Argelia ordenó a los bancos congelar el comercio exterior con nuestro país, un ataque frontal a las exportaciones españolas, la estabilidad como aliado comercial del país magrebí: “Argelia ha sido siempre un socio fiable en cuanto al suministro de gas y estamos seguros de que así seguirá siendo”.

Trabajando para recuperar las relaciones

“Queremos cuanto antes recuperar la relación que tenemos con Argelia”, ha apuntado Bolaños desde el puesto de mando avanzado en Benahavís (Málaga), donde se coordina la lucha contra el incendio forestal de Sierra Bermeja. Tan solo un día después de que la Comisión Europea reclamase a Argel que diese marcha atrás con la suspensión del Tratado de Amistad, Buena Vencidad y Cooperación y apostase por el diálogo como vía de resolución del conflicto, el ministro ha dejado claro que seguirán la línea demandada por la UE.

“Hemos lamentado mucho la suspensión del tratado por parte de las autoridades argelinas, lo que vamos a hacer es trabajar, por supuesto, de manera diplomática, con diálogo”, ha subrayado el titular de Presidencia. No es una declaración más. Es determinante en el momento en el que se produce, puesto el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel Albares, ha viajado de urgencia a Bruselas para reunirse con el vicepresidente de la Comisión responsable de la política comercial de la UE, Valdis Dombrovskis. Una reunión de la que Bolaños ha explicado que es “normal que la política exterior se haga de la mano de nuestros socios de la Unión Europea”.

Todos los ojos están puestos ahora en la respuesta comunitaria y nacional, una relevancia que se plasma en la ausencia del titular de Exteriores en Los Ángeles (EEUU), donde se desarrolla la Cumbre de las Américas. Precisamente, la gran incógnita en estos momentos es cuál será el siguiente movimiento de España y la UE, después de que Albares adelantase el jueves que se trabajaba en una contestación “serena”, “constructiva”, pero “firme” con los intereses de España. Y de las empresas españolas. Unas horas después, desde Bruselas llegaba esa reclamación a Argel de que revirtiese la suspensión de un tratado vital para controlar el flujo migratorio desde África o que pone en entredicho las relaciones comerciales.

Ante una hipotética denuncia en los tribunales

Por otra parte, Félix Bolaños también ha sido prudente a la hora de pronunciarse sobre una hipotética denuncia en los tribunales si Argelia acaba alterando condiciones en los contratos de suministro de gas natural. El ministro de Presidencia ha señalado que “no quiere hacer conjeturas” y ha insistido en apostar “por que se normalice la relación y que se cumplan los contratos y compromisos de los dos países”.

En este sentido, cabe destacar que el El País avanzó el jueves que el Gobierno español está estudiando la posibilidad de denunciar a Argelia ante la Unión Europea, en el marco de un incumplimiento del Acuerdo Euromediterráneo de 2005, que estableció un régimen de asociación preferente entre la Comunidad Europea y Argelia.

La clave reside en el artículo 38 de dicho acuerdo, donde se estipula que ambas partes “se comprometen a autorizar, en monedas de libre convertibilidad, todos los pagos corrientes relativos a transacciones” entre Argelia y la UE. Un punto que podría entrar en conflicto con la congelación de la relaciones comerciales.

Sin embargo, no es la única clave en este punto, puesto que Argelia no forma parte de la Organización Mundial del Comercio (OMC), el organismo desde el que se podría producir algún tipo de sanción en esta línea.

Yolanda Díaz defiende el trabajo de Albares y Sánchez

Otro de los asuntos que marcan este episodio con Argelia es la situación en el seno del Gobierno de coalición, teniendo en cuenta el malestar generado en el ala de Unidas Podemos por el acuerdo de nuevas relaciones con Marruecos y el giro en la histórica postura española sobre el Sáhara Occidental.

Por su parte, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, ha subrayado el trabajo que están haciendo el propio Albares así como el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para reconducir la situación con Argelia.

Conocen nuestra posición en relación con el tema del Sáhara y lo que me consta es que el presidente del Gobierno y el ministro de Asuntos Exteriores están trabajando mucho para reconducir esta situaciónYolanda Díaz, vicepresidenta segunda del Gobierno de España

En un encuentro con los medios y preguntada por si ha habido un error de cálculo con Argelia por parte del Ministerio de Asuntos Exteriores, la vicepresidenta se ha limitado a recordar la posición de su formación política, Unidas Podemos, contraria al giro dado con el Sáhara Occidental.

“Conocen nuestra posición en relación con el tema del Sáhara y lo que me consta es que el presidente del Gobierno y el ministro de Asuntos Exteriores están trabajando mucho para reconducir esta situación”, ha precisado la también ministra de Trabajo.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente