Los glaciares derretidos en Suiza son la mejor prueba de que la situación está al límite

·3 min de lectura

El de 2022 será recordado como un verano de calor extremo en todo el continente europeo, que ha llevado los termómetros hasta temperaturas de récord en la mayoría de países. Pero también por ser el año en el que se derritieron partes de algunos glaciares en Suiza por primera vez desde la época romana.

El paso entre Scex Rouge y Tsanfleuron, en plenos Alpes suizos, ha estado cubierto de hielo desde hace varios siglos, pero un invierno seco y las olas de calor que se han vivido en el país en los últimos meses han acelerado la desaparición.

El glaciar Tsanfleuron ha perdido parte de su hielo en Suiza. (Photo by FABRICE COFFRINI/AFP via Getty Images)
El glaciar Tsanfleuron ha perdido parte de su hielo en Suiza. (Photo by FABRICE COFFRINI/AFP via Getty Images)

Lógicamente, con las temperaturas altas, los glaciares se derriten a un ritmo más acelerado y en el caso de estos dos, que tradicionalmente han estado unidos por una gruesa capa de hielo que permitía pasar de uno a otro, los efectos ya son visibles.

De momento, ha surgido una franja de roca entre ambos y las previsiones son que estará completamente libre de hielo para el final del verano. Por poner en contexto la dimensión de esta situación, cabe recordar que hace apenas 10 años, en el año 2012, había una capa de hielo que tenía un espesor de 15 metros.

Pero los efectos del cambio climático son devastadores y para el mes de septiembre se espera que ya no exista, tal y como ha publicado la estación de esquí Glacier 3000 y recoge The Guardian.

Este paso se encuentra a 2.800 metros de altitud y marca la frontera entre dos cantones suizos, Vaud y Valais. Ahora, la desaparición del hielo lanza un aviso de lo que está por venir. Y es que los expertos no son nada optimistas de cara al futuro, más bien al contrario.

La pérdida de espesor de los glaciares en la región va a ser en promedio tres veces mayor este año que en los 10 últimos veranos. Teniendo en cuenta que se espera que los próximos años sean igual o más calurosos que este, podemos asistir a la desaparición casi completa del hielo en los Alpes en un periodo muy corto de tiempo. Un desastre ambiental que va a tener efectos muy negativos en las poblaciones.

Los glaciares del Ártico se están derritiendo rápidamente. (Photo by Ozge Elif Kizil/Anadolu Agency via Getty Images)
Los glaciares del Ártico se están derritiendo rápidamente. (Photo by Ozge Elif Kizil/Anadolu Agency via Getty Images)

El calentamiento del Ártico

Una nueva investigación ha puesto de relieve que el Ártico se está calentando casi cuatro veces más rápido que la Tierra en su conjunto en los últimos 43 años. Una situación que es susceptible de empeorar.

Entre los motivos, se encuentra, claro está, el calentamiento global, pero también la contaminación del ser humano y las variaciones climáticas naturales de varias décadas.

El hielo del Ártico solía estar congelado durante todo el año, pero las cosas están cambiando. Mientras que el hielo permanente se reduce constantemente, el estacional se derrite a principios de año y vuelve a formarse más tarde. Esto significa que hay más agua y, al no ser transparente como el hielo, absorbe más el calor, entrando en un círculo vicioso que acelera el calentamiento del Ártico.

EN VÍDEO I Dos de cada tres españoles, dispuestos a tomar decisiones de consumo por motivos de sostenibilidad

Más historias que te pueden interesar: