El test exprés a una joven Giorgia Meloni demuestra que el tiempo no le hace mella

En las últimas horas varios medios, entre ellos La Repubblica y La 7, han recuperado una entrevista realizada por el periodista Stefano Cappellini hace más de una década a la actual primera ministra. El vídeo, que dura poco más de un minuto, muestra a una joven Giorgia Meloni respondiendo a una batería de preguntas rápidas a las que da respuestas concisas y, en algunos casos, diplomáticas. Sus líneas políticas no han cambiado mucho desde entonces.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un contenido no disponible por tus preferencias de privacidad

En ocasiones ocurre que la hemeroteca sirve para recuperar antiguas declaraciones hechas por un personaje público y comprobar cómo su línea de pensamiento ha cambiado hasta el punto de decir justo lo contrario en el presente con respecto a lo que se dijo tiempo atrás. En este caso concreto, el de esta entrevista de 2006 ahora recuperada, no parece que Meloni actualmente haya cambiado mucho de opinión en según qué temas.

El test rápido al que se presta comienza con su motivación para entrar en el partido. Ella menciona el asesinato del magistrado Paolo Borsellino, que llevó varios casos contra la Cosa Nostra y murió a manos de la mafia siciliana en 1992. Ella, que en su encendida y eufórica intervención en el mitin de Vox en Andalucía se definió como mujer, madre y cristiana, en 2006, a la pregunta de qué tres adjetivos definían a su partido respondió que “identidad, comunidad y espiritualidad”.

Aficionada de la Roma y con una colección de ángeles como hobby destacado, esta joven Meloni respondía con contundencia al ser preguntada sobre si cambiaría la Ley del Aborto asegurando que “no”, pero que la aplicarían. Precisamente esta misma semana se han publicado distintas informaciones sobre los planes de la nueva primera ministra en lo tocante al derecho a la interrupción del embarazo.

Lo que ha dicho, en declaraciones a EFE recogidas por Newtral, va también en esa línea marcada hace 16 años. Y es que no tiene intención de modificar la ley de 1978, pero sí ha dejado claro que lo que harán “es implementar plenamente también la primera parte de la actual ley 194, es decir, que prevea políticas de prevención para ofrecer una alternativa a las mujeres que están pensando en abortar por motivos económicos. Esas mujeres tienen que encontrar un Estado amigo a su lado: más oportunidades y no menos derechos”.

Contraria a la legalización de las drogas, también dijo que no consideraba necesario que un político homosexual hiciese pública su orientación y que su mínimo salarial para no considerarse pobre sería 1.500 euros. 16 años después y con la inflación disparada, ahora su respuesta seguro que sería otra más elevada. Su sueldo como primera ministra de Italia es de algo más de 6.500 euros mensuales.

Giorgia Meloni ya tenía clara las líneas de su política hace 16 años (Foto: AP Photo/Andrew Medichini)
Giorgia Meloni ya tenía clara las líneas de su política hace 16 años (Foto: AP Photo/Andrew Medichini)

En 1996, cuando tenía 19 años, dijo de Benito Mussolini que había sido “un buen político” y que lo que hizo “lo hizo por Italia”. Una década después, delante del micrófono de Cappellini, se limitó a calificarlo como “personaje histórico” cuando le preguntaron por él.

Otro momento destacado es cuando le preguntan cómo explicaría a un niño la diferencia entre derecha e izquierda y simplifica asegurando que la derecha antepone ante todo el amor a su “propia tierra” mientras que la izquierda “antepone a todo su propia ideología”. Y como nota singular, decía Meloni en 2006 que su texto político de referencia era El señor de los anillos, de J. R. R. Tolkien

Aquella entrevista se la hicieron con 29 años, antes de las elecciones de 2006 y tras las cuales se convirtió en la parlamentaria más joven elegida en esa legislatura. Como apunta La Repubblica al recuperar este vídeo, en él Meloni fijaba los puntos clave de su “acción política futura: identidad, amor a la patria, oposición a la legalización de las drogas blandas y salario mínimo de 1.500 euros, por debajo del cual se entra en la pobreza”.

EN VÍDEO | Meloni supera la primera votación de su investidura en el Parlamento