Gioconda Belli se defiende de críticas tras sumarse a la oposición en Nicaragua

La escritora nicaragüense Gioconda Belli. EFE/ Ana Mengotti/Archivo

Managua, 7 feb (EFE).- La poeta y escritora nicaragüense Gioconda Belli se defendió este viernes de las críticas que ha recibido tras su incorporación a la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, la contraparte del Gobierno del presidente Daniel Ortega en una mesa de negociaciones que pretendía una salida a la crisis que vive Nicaragua desde abril de 2018.

Tras su incorporación a esa alianza, la poetisa ha sido atacada por su pasado en el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), al que perteneció durante el primer régimen (1979-1990), y por su simpatía con la revolución cubana y su principal líder, el fallecido Fidel Castro.

En una declaración escrita, titulada "¿La golondrina hizo el verano?", Belli indicó que cuando se sumó la semana pasada a la Alianza Cívica como suplente del coordinador, Carlos Tünnermann, pensó que era una más.

Sin embargo, continuó, "me ha sorprendido percatarme de que sí puede ser que una golondrina afecte más de lo que pensaba, a juzgar por la caudalosa reacción pro y contra en las redes sociales".

"He visto acusaciones que pueden entrar dentro del terreno de la posverdad, acusaciones falsas, extractos de entrevistas donde se sacan de contexto frases para probar lo que quien viera la entrevista completa entendería de una manera muy diferente", apuntó Belli, autora de la novela "El país de las mujeres", ganadora del Premio Latinoamericano de Literatura La otra orilla 2010.

"Se ha atacado mi honestidad, mi sexualidad, mi pasado, y quienes así lo han hecho, han tenido poco interés por un presente que dura ya 30 años, en que he rectificado y hecho críticas y he escrito libros y dado entrevistas sobre la problemática y errores de la revolución sandinista y el producto que quedó de ella por desgracia, y que es la dictadura Ortega Murillo que sufrimos hoy", agregó.

La también autora de "El infinito en la palma de la mano", galardonado con el Premio Biblioteca Breve de Seix Barral 2008, dijo de ella misma: "Soy lo que soy y he sido. Me hago responsable de mis errores y mis aciertos".

Pese a las críticas en su contra, dijo que entendía "el resentimiento contra el sandinismo" que hay en Nicaragua.

Admitió que formó parte de una generación que falló en conducir a Nicaragua "a la libertad que se había ganado a sangre y fuego después de la dictadura somocista (1937-1979)".

"Llegamos al triunfo con conceptos de izquierda equivocados", razonó.

"Error muy común en las izquierdas, desafortunadamente, y que ha dado dictaduras iguales o peores a las que se quería descartar. Cuba y Venezuela nos acompañan en esa desgracia", añadió.

Asimismo, Belli dijo que, a su parecer, deberían ser los jóvenes quienes deben llevar adelante los cambios en Nicaragua, "pero la experiencia de reconocer errores tiene valor también porque son lecciones que pueden compartirse para que no se repitan".

Belli formó parte del FSLN durante la dictadura de Somoza, en la década de 1970, y durante el primer Gobierno sandinista, en los años ochenta del siglo pasado.

Por su lado, la Alianza Cívica, junto a la Unidad Nacional Azul y Blanco, forma parte de la opositora Coalición Nacional, que busca derrotar a los sandinistas en las próximas elecciones nacionales, previstas para noviembre de 2021.

Esa coalición se formó en medio de la grave crisis que sufre Nicaragua que ha dejado 328 muertos desde abril de 2018, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos elevan a 684 las víctimas mortales, mientras que el Ejecutivo solo reconoce 200 y denuncia un intento de golpe de Estado.