Los gestos "automanipuladores" que delatan la tensión de Meghan Markle con Guillermo y Kate

·4 min de lectura
Meghan Markle, el sábado en Windsor. (Photo: Chris Jackson via Getty Images)
Meghan Markle, el sábado en Windsor. (Photo: Chris Jackson via Getty Images)

Meghan Markle, el sábado en Windsor. (Photo: Chris Jackson via Getty Images)

La muerte de Isabel II sigue dejando imágenes para el recuerdo en Reino Unido. Desde los homenajes ciudadanos, hasta los desafortunados gestos del nuevo rey Carlos III, pasando por el luto de su familia.

En medio del dolor por el fallecimiento de su abuela, los príncipes Guillermo y Harry escenificaron el sábado la imagen de la reconciliación en Windsor, saludando a las personas que se habían desplazado hasta el castillo y viendo los recuerdos florales con sus respectivas mujeres, Kate Middleton y Meghan Markle.

Sin embargo, el lenguaje corporal y los gestos demuestran una relación tensa y en el caso de la nueva princesa de Gales, inexistente especialmente con su cuñada. “No se han cortado, sobre todo ellas dos”, señala José Luis Martín Ovejero, experto en análisis de comunicación no verbal y formado en detección de la mentira, que ha publicado un análisis en su blog.

El experto cuenta a El HuffPost que Markle y Middleton van por libre y que es especialmente notable el nerviosismo de la duquesa de Sussex que, según Martín Ovejero, se hace evidente con sus gestos “automanipuladores”.

“Dentro del mundo de los gestos, están los manipuladores, que son los que denotan nerviosismo, tensión, incomodidad, inseguridad... depende del contexto. Son gestos que nacen en el cerebro para autocalmarse. En las mujeres es más frecuente que se toquen el cabello o las joyas, mientras que los hombres recurren a la ropa o al rostro, y si llevan barba, a la barba”, contextualiza el experto.

En el caso de Meghan Markle, los gestos con los que se toca y se coloca continuamente la melena la delatan. “Cuando la vi pensé, bueno, quizás se lo está colocando, pero cuando lo repetía una y otra vez, es que está claro, es un gesto automanipulador”, sentencia. Martín Ovejero cree que ella no era “consciente” de esos gestos. “Está intentando relajarse por la tensión que está viviendo en ese momento”, explica el experto, que cree que la mujer del príncipe Harry está completamente descolocada.

Dependiente de su marido

A Martín Ovejero también le ha llamado poderosamente la atención que el príncipe Harry esté pendiente de ella todo el tiempo, una atención que ella necesita. “Parece que dijera ’oye, por favor no me dejes sola”, apunta. “A él se le ve 100% pendiente para que se no se quede desamparada, porque ella transmite una sensación de desamparo”, señala Martín Ovejero.

Los duques de Sussex, de la mano. (Photo: Chris Jackson via Getty Images)
Los duques de Sussex, de la mano. (Photo: Chris Jackson via Getty Images)

Los duques de Sussex, de la mano. (Photo: Chris Jackson via Getty Images)

Para él, esto se evidencia cuando sale del coche y hace un rodeo en lugar de caminar detrás de Kate Middleton y cuando, posteriormente, el príncipe Harry se acerca a ella para no dejarla aislada del grupo cuando están saludando a un hombre a su llegada. “Ella está inmóvil, paralizada y a distancia, parece mentira que sea una persona adulta. Y muy bien Guillermo que la presenta a la persona que están saludando, pero luego ella vuelve a dar dos pasos hacia atrás. Su cerebro no quiere estar cerca de ellos”, sentencia.

El experto destaca el momento en el que Harry da toda la vuelta al coche para abrirle la puerta y que ella entre, como si se tratara de su guardaespaldas. Martín Ovejero apunta que Harry también busca el contacto físico, pero que “no está fuera de lugar”. “Desde luego hay una unión espectacular entre los dos”, sentencia.

La princesa de Gales, independiente y “a su rollo”

La necesidad de contacto físico de Meghan y Harry contrasta con el perfil de la nueva princesa de Gales, a la que define como “independiente”. “Ella va a su rollo y no quiere estar con los otros ni mucho menos”, sentencia.

En uno de los vídeos que más se han compartido del paseo y los saludos, se ve a los hermanos y sus cuñadas delante del coche, justo antes de meterse dentro para volver al castillo. En esas breves imágenes, algunas personas han destacado la mirada gélida de Middleton a Markle, que apenas cruzan palabra.

“Parece que hay tensión entre ellas, porque hay una interacción mínima. Es excepcional. Lo normal es que si hubiera buena relación, no estuvieran tan rígidos”, destaca Martín Ovejero. Para él, “Kate se mueve en un ámbito de superioridad, es independiente y con actitud de ’con esta no me junto”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR