El gesto de los jugadores bajándose el sueldo es muy bonito, pero la imagen dada ha sido penosa

Pablo Falcones

​Al igual que en muchas empresas de nuestro país y del resto del mundo, en el ​Barcelona se han visto a hacer un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) debido al impacto que ha tenido en la sociedad y en la economía a nivel mundial la expansión del coronavirus.

GERMANY-HEALTH-VIRUS

Sin duda, a ninguno le gusta verse afectado en lo que a su bolsillo se refiere. Si encima hablamos de una empresa como el FC Barcelona, donde todo lo que ocurre en su sección de fútbol cobra una dimensión global, las opiniones sobre la situación y sobre las reacciones de los jugadores aparecen por doquier. Son la comidilla de muchas personas, y más si a todos a los que nos gusta el deporte en general, y el fútbol en particular, nos lo paran por una necesidad tan importante como nuestra propia salud. 

UEFA Champions League - "FC Barcelona v Arsenal"

Se pueden sacar varias conclusiones de este asunto. La primera es que si el Barcelona ha tenido que aplicar un ERTE en esta situación, no debe de andar muy sobrado económicamente. Ya en verano tuvo tantos problemas financieros que al final no pudo fichar a​ Neymar. Gran parte de esos problemas era la masa salarial de los jugadores, por cierto.

La segunda es que en el vestuario se ha dado cierta imagen de soberbia. Repito que a nadie le gusta que le quiten parte del sueldo. No obstante, pienso que los futbolistas y los deportistas de élite son los que se tienen que mostrar más solidarios y más flexibles en esta situación. Primero, porque ganan más, pero sobre todo porque son un ejemplo para millones de personas en el mundo y la imagen que dan debería ser siempre más positiva, más humilde, que en este caso. 


Sin ir más lejos, el croata Ante Tomic, capitán de la sección de baloncesto del club, afirmó hace apenas 3 días: "No es heroico renunciar a parte del sueldo si ganas tanto". Un recado que a los jugadores les llega desde su propia 'casa'.


La tercera y última cosa que veo en este asunto es el mal rollo que existe entre los jugadores y la directiva. Desde luego, hace años que esa es la sensación que se transmite de puertas hacia fuera, sobre todo de los jugadores hacia los directivos. Esto está ligado con lo anterior. 

No quiero decir que los futbolistas no se hayan querido bajar el sueldo, pero sí que han dado cierta imagen de soberbia. Sobre todo a través de la carta que emitió el otro día el vestuario a través de su estrella, ​Lionel Messi. Se habló de filtraciones y temas relacionados, pero sobre todo se atacó a la directiva. No parece la mejor imagen del entorno de un club, y menos en un momento tan delicado para la sociedad a nivel global.

En definitiva, es plausible la opción que ha tomado la directiva del Barcelona en relación con los salarios, repito, como millones de empresas en el mundo. No obstante, el paripé que se ha montado y la imagen que ha dado el club, sobre todo a través de los futbolistas, ha dejado mucho que desear. Sin ninguna duda.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!