¿La gestión de Bolsonaro frente a la pandemia Influirá en las presidenciales?

Las posiciones del presidente de Brasil respecto al Covid-19 han rayado el negacionismo y eso le costó al país una respuesta tardía y tropezada a la crisis sanitaria. De hecho, Bolsonaro ha sido acusado de crímenes de lesa humanidad por una comisión de investigación del Senado. Sin embargo, ¿afectará eso al resultado electoral de las presidenciales del 30 de octubre? Lo analizamos.

"La cuestión del coronavius creo que está sobredimensionada", dijo Jair Bolsonaro, presidente de Brasil en marzo de 2020. Dos años y medio después, el país acumula 687.962 muertes por Covid-19, más de 3.200 por cada millón de habitantes. Es el segundo país con una mortalidad más alta según la población, después de Perú.

La gestión de Bolsonaro frente a la pandemia y su continuo menoscabo -por ejemplo, cuando salió a saludar a sus seguidores a pesar de haber dado positivo- le valieron una investigación en el Senado, que recomendó se lo inculpara de crímenes de lesa humanidad. También le costó la dimisión de varios ministros de Salud que abandonaron la cartera por diferencias con el presidente.

Su forma de hablar de la crisis sanitaria adquirió en ocasiones trazos tragicómicos, por ejemplo al tachar de "gripita" la enfermedad del Covid-19 o al defender a capa y espada los tratamientos con hidrocloroquina, incluso después de que se acumulara evidencia de que no servían para combatir la infección. A eso, se sumó su rechazo a las vacunas, que se tradujo en un inicio lento de campaña de inmunización en el país.

Otra de las particularidades de la pandemia en Brasil es que, en vez de tener grandes picos epidémicos, al inicio de la crisis mantuvo unos altos niveles de contagios durante un periodo sostenido. Esa es una de las razones de que el país se convirtiera en un "supercontagiador" regional, según un estudio de Nature Microbiology.

"Nuestros análisis muestran que durante 2020 Brasil transicionó de un importador viral a un exportador viral, con aproximadamente 10 veces más eventos de exportación de lo que se creía. Además, Brasil se convirtió en un exportador vírico a la vez que se detectaron variantes de preocupación y bajo monitoreo", asegura el estudio. La mayoría de estos eventos de exportación fueron a sus países vecinos de Sudamérica.

La negación de Bolsonaro a construir políticas públicas basadas en evidencias científicas, no solo alrededor de la pandemia sino también en medio ambiente, le valió una dura editorial publicada en la revista 'Nature' el 25 de octubre: "Su mandato ha sido desastroso para la ciencia, para el medio ambiente, para el pueblo brasileño y el mundo", reza la publicación.

"La inversión en innovación y ciencia ya estaba en declive cuando Bolsonaro llegó al Gobierno y ha seguido cayendo bajo su liderazgo, hasta el punto de que muchas universidades tienen dificultades en mantener la luz prendida y los edificios abiertos", continua 'Nature'.

"Ningún líder político se acerca a la perfección, pero los últimos cuatro años en Brasil son un recordatorio de lo que sucede cuando las personas que elegimos desmantelan las instituciones diseñadas para reducir la pobreza, proteger la salud pública, impulsar la ciencia y el conocimiento, salvaguardar el medio ambiente y defender la Justicia y la integridad de la evidencia", concluye.