Gerald Holton, Premio BBVA por revelar el papel fundamental de la ciencia

Agencia EFE
·4 min de lectura

Madrid, 30 abr (EFE).- La Fundación BBVA ha concedido el premio Fronteras del Conocimiento en Humanidades al físico e historiador de la ciencia Gerald Holton por sus "contribuciones a la historia de la ciencia de los siglos XIX y XX", en las que ha mostrado "una sensibilidad especial a los contextos culturales, filosóficos, sociológicos y de diferencias de género".

Holton, catedrático de Física y de Historia de la Ciencia en la Universidad de Harvard, es una figura central del pensamiento del último tercio del siglo XX cuyos escritos han demostrado cómo, en una constante interacción, la ciencia modela a la cultura y la historia y, al revés, cómo la matriz cultural de cada periodo histórico condiciona e influye en la creación de teorías y modelos científicos.

Además, Holton ha sabido explicar "de manera diferencial" el valor de la racionalidad y del conocimiento objetivo, frente a los fenómenos de exaltación de la irracionalidad que, asociados a movimientos populistas, han contribuido al fenómeno del totalitarismo, la exclusión y la persecución de minorías, según el acta.

El jurado también ha reconocido "sus innovadoras aportaciones a la enseñanza de la ciencia, su decisivo papel en la preservación del legado documental de Albert Einstein y sus estudios sobre el destino de los niños que tuvieron que abandonar la Alemania nazi".

Nacido en Berlín en 1922, en pleno auge del nazismo, la infancia y la vida de Holton estuvieron muy marcadas por el Holocausto y el horror nazi, una experiencia que le obligó a emigrar en varias ocasiones -a Austria primero y al Reino Unido y Estados Unidos después- y que ha determinado toda su carrera.

Como físico, durante la II Guerra Mundial, fue invitado a participar en el Proyecto Manhattan para desarrollar la bomba atómica en Los Álamos (Nuevo México), pero se negó, aunque sí contribuyó a otras actividades bélicas durante la contienda.

Tras la guerra, en 1947, se doctoró en Harvard con una investigación sobre la estructura de la materia a altas presiones que fue supervisada por el Nobel de Física de 1946, Percy Williams Bridgman.

La obra de Holton siempre ha defendido que aunque algunos campos como el arte y la literatura son fundamentales para dar forma y contenido a la cultura de una sociedad, la ciencia es el elemento civilizador esencial porque contribuye no solo al crecimiento económico y al bienestar de una sociedad, sino que además configura los modos de pensar, de tomar decisiones y de actuar en cada periodo, tanto en el plano individual como colectivo.

Como estudioso de la historia de la ciencia y de cómo suceden los descubrimientos científicos, mientras analizaba los documentos de Einstein identificó los "themata", conceptos e ideas muy generales que emergen de manera recurrente –a menudo de forma inconsciente– en el pensamiento de grandes científicos a lo largo de la historia, como la simetría, la causalidad o la búsqueda de la unificación de las fuerzas fundamentales

Pero, además, Holton es uno de los mejores y más profundos conocedores de la "anticiencia", y a lo largo de su vida ha advertido de que la proliferación de las pseudociencias frente al conocimiento científico y del relativismo frente a la verdad objetiva son una matriz cultural que unida al populismo y el nacionalismo se convierten en un riesgo que suele desembocar en gobiernos totalitarios, fenómenos de exclusión y aniquilación de minorías.

"Desde la Grecia Antigua a la Alemania fascista y la Rusia de Stalin, e incluso en nuestros días, los registros muestran que los movimientos para deslegitimar la ciencia convencional siempre están dispuestos a ponerse al servicio de otras fuerzas que buscan desviar el curso de la civilización para sus propios intereses", escribió en 1986.

"La anticiencia puede ser en sí misma lo bastante inocua como para no ser más que el opio del pueblo, pero cuando se une al poder político puede convertirse en una bomba lista para explotar", advirtió.

En los últimos años, Holton y el sociólogo de la ciencia Gerhard Sonnet han analizado (y advertido) de la escasa presencia de mujeres en la ciencia y han realizado una investigación pionera sobre cómo los inmigrantes pueden transformar la sociedad (como hicieron los niños que llegaron a EEUU huyendo del nazismo y que -como media- tuvieron mucho éxito profesional).

(c) Agencia EFE