Protestas contra el racismo van de Sídney a Londres antes de gran marcha en Washington

LA NACION

LONDRES / WASHINGTON.- Con la frase "No puedo respirar" como lema, pronunciada por George Floydantes de morir a manos de la policía en Estados Unidos, las protestas por la muerte del hombre afroamericano de 46 años en Minnesota se expandieron hoy por varias ciudades del mundo.

De Sídney a Londres, pasando por Seúl y Montreal, este fin de semana están previstas manifestaciones en homenaje a Floyd, quien murió asfixiado por un policía blanco el 25 de mayo tras presuntamente haber pagado un atado de cigarrillos con un billete falso de 20 dólares. En Estados Unidos, el epicentro del reclamo será hoy su capital, Washington.

En Australia, el país que primero protestó fuera de Estados Unidos, decenas de miles de personas se manifestaron el sábado con pancartas que hacían alusión a las últimas palabras de Floyd mientras su cuello era obstruido durante casi nueve minutos por la rodilla del policía.

Según los organizadores de la manifestación en Australia, que no temen el llamamiento del gobierno a quedarse en casa por la crisis del coronavirus, el caso tiene ecos en su país. Explicaron que quieren denunciar la elevada tasa de encarcelamiento entres los aborígenes, así como los miembros fallecidos (más de 400 en los últimos 30 años) de esta comunidad cuando estaban en manos de la policía.

En el Reino Unido también hubo manifestaciones ante el parlamento en Londres pese a que el gobierno pidió a los británicos que no se movilizaran. "Entiendo porque la gente están profundamente afectados pero todavía nos enfrentamos a una crisis sanitaria y el coronavirus sigue siendo una amenaza real", dijo ayer el ministro de Sanidad, Matt Hancock.

En la capital británica se organizaron varias manifestaciones desde hace una semana, a veces marcadas por incidentes con la policía, que hicieron resurgir la cólera de las personas negras contra el "racismo camuflado" y los "abusos" de la policía en su país.

En Francia volvieron también al primer plano las denuncias de violencia policial de los últimos años, haciendo eco a la indignación mundial por la muerte de Floyd.

En París se convocaron manifestaciones contra la violencia policial para "amplificar el movimiento internacional de solidaridad contra la impunidad de las fuerzas del orden", pero fueron prohibidas por la crisis sanitaria. Una manifestación estaba prevista a partir de las 15 (10 en la Argentina) frente a la embajada estadounidense, en el corazón de la capital francesa y en el barrio del palacio del Elíseo.

El martes, una manifestación prohibida reunió sin embargo en París a al menos 20.000 personas, convocada por el comité de apoyo a la familia de Adama Traoré, un joven negro que murió en 2016 cerca de París tras ser detenido por la policía.

Mientras tanto, en Estados Unidos se espera hoy otra jornada de protestas, cuando las marchas por el asesinato de Floyd entran en su duodécimo día y las autoridades de Estados Unidos tratan de limitar las tácticas policiales.

Algunos activistas en redes sociales han pedido que un millón de personas asistan a la protesta convocada en la capital.

"Tenemos mucha información pública y de código abierto que sugiere que el evento del próximo sábado puede ser uno de los más grandes que hemos tenido en la ciudad", dijo el jefe de policía de Washington DC, Peter Newsham, a medios locales, añadiendo que gran parte del centro de la ciudad estaría cerrado al tráfico desde temprano.

Ayer, hubo nuevamente marchas y reuniones en Atlanta, Los Ángeles, Minneapolis, Miami, Nueva York y Denver, entre otros lugares. Las protestas nocturnas fueron en su mayoría pacíficas, pero la tensión se mantiene, pese a que las autoridades de varios lugares toman medidas para reformar los procedimientos policiales.

Noticias relacionadas


Agencias AFP y Reuters