Generamos jabón en nuestro cuerpo de manera natural

·2 min de lectura
Culture of Salmonella bacteria. 3D illustration
Cultivo de Salmonella sp. 3D illustration

Con la pandemia hemos aprendido muchas cosas. Algunas que deberían quedarse con nosotros, como por ejemplo que el jabón es uno de los bactericidas más poderosos que existen. Que, curiosamente y según un artículo reciente, es algo que nuestro cuerpo ya sabía.

Porque hay células de nuestro cuerpo que producen una proteína con características similares a las del jabón, y que lo usan precisamente para acabar con las bacterias que pretenden invadir el tejido en el que están.

Cuando pensamos en nuestras defensas, siempre se nos vienen a la cabeza el sistema inmune, y por un buen motivo ya que es nuestra línea de defensa. Pero en mayor o menor medida, todas las células de nuestro cuerpo tienen sistemas para protegerse de las infecciones.

Con esta idea, los autores del artículo del que estamos hablando empezaron sus experimentos. Lo primero que hicieron fue recrear tejido epitelial humano en el laboratorio. Este tejido epitelial es la primera capa de células que se encuentra cualquier bacteria que nos quiera infectar, y por eso resulta interesante entender cómo funcionan sus defensas.

El caso es que, para despertar las defensas de este tejido, hace falta una señal del sistema inmune. Las células del sistema inmune producen una sustancia conocida como interferón gamma, que despierta la respuesta de las células.

Bien, pues los investigadores lo que pretendían era comprobar qué sustancias se podrían en el epitelio cuando se enfrentaban a una infección bien conocida: la salmonela, provocada por la bacteria Salmonella sp. Y lo que hicieron fue comprobar qué genes se activaban por la presencia del interferón gamma, para estudiar después qué proteínas se producían.

Una que les llamó la atención es la proteína APOL3. Cuando la salmonela ataca al epitelio, se produce APOL3, y esta proteína es capaz de disolver la membrana celular de la bacteria. Y como la membrana celular está formada por ácidos grasos, en realidad actúa como el jabón.

Pero claro, la cosa no es tan sencilla. Porque la bacteria de la salmonela, como muchas otras, tiene una capa externa, llamada pared bacteriana, que protege su membrana celular. Y la APOL3, ella sola, no es capaz de atravesar esta protección de la bacteria.

Sin embargo, la APOL3 no está sola. Además de esta proteína que actúa como el jabón, se produce otra conocida como GBP1, que lo que hace es transportar la APOL3 a través de la pared bacteriana, para que pueda llegar hasta la membrana y disolverla.

Así que nuestro cuerpo ya sabía, mucho antes de la pandemia, que para evitar infecciones el jabón es muy útil.

Mas historias que te pueden interesar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente