¿Quién fue el general golpista Gonzalo Queipo de Llano?

Queipo de Llano (derecha) junto a Francisco Franco y Miguel Cabanellas Ferrer en una fotografía tomada durante la Guerra Civil española
Queipo de Llano (derecha) junto a Francisco Franco y Miguel Cabanellas Ferrer en una fotografía tomada durante la Guerra Civil española

Queipo de Llano (derecha) junto a Francisco Franco y Miguel Cabanellas Ferrer en una fotografía tomada durante la Guerra Civil española

Los restos del general Gonzalo Queipo de Llano son exhumados de la basílica de la Macarena de Sevilla, tras 71 años reposando allí, en aplicación de la ley de Memoria Democrática, que también ha determinado la exhumación en el mismo templo de los restos mortales del general Francisco Bohórquez Vecina.

Los restos mortales de Gonzalo Queipo de Llano y Sierra, que fue conocido durante la Guerra Civil y la inmediata posguerra como el “virrey de Andalucía”, dirigente de la sublevación de 1936 y responsable de la represión en Andalucía en fechas posteriores, llevan inhumados en la basílica desde el día siguiente de su fallecimiento, el 9 de marzo de 1951.

Queipo de Llano había nacido en febrero de 1875 en Tordesillas (Valladolid) y como militar le tocó vivir el desastre de 1898 en Cuba y la guerra de Marruecos, donde dio muestras de su ardor guerrero. En 1923, con casi 50 años, fue ascendido a general de brigada. Apoyó en principio al dictador Miguel Primo de Rivera, pero sus posteriores críticas a su gobierno le valieron su traslado a la reserva.

Proclamada la República, fue nombrado capital general de Madrid y se convirtió en uno de las personalidades militares de la democracia, asumiendo como propios los valores republicanos. Más tarde fue nombrado jefe del cuarto militar del presidente Niceto Alcalá Zamora, del que llegaría a ser su consuegro.

El historiador Ian Gibson lo acusó en su biografía de Federico García Lorca de ordenar además el fusilamiento del poeta granadino.

Contrario al curso de los acontecimientos de la política republicana, no desdeñó, colaboró y lideró junto con los generales Emilio Mola, Francisco Franco y José Sanjurjo el golpe militar contra el gobierno democrático.

Lo dirigió desde su destino en Sevilla y lideró una fuerte represión a partir de julio de 1936. Fue responsable del fusilamiento de más de 45.000 personas. El escritor hispano-irlandés Ian Gibson lo acusó en su biografía de Federico García Lorca de ordenar además el fusilamiento del poeta granadino.

Durante esa época, fueron famosas sus proclamas a través de la radio como jefe del Ejército del Sur y durante la guerra actuó cuasi como un dictador, con casi total independencia del resto de los golpistas.

Ascendido a teniente general tras el triunfo franquista, fue perdiendo poco a poco predicamento y confianza de Francisco Franco, que lo relegó.

Falleció el día 9 de marzo de 1951 en su propiedad del término de Camas (Sevilla), que le había regalado el ayuntamiento de Sevilla por suscripción popular. Fue enterrado al día siguiente en la basílica de la Macarena en la capital hispalense.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...