Por qué la Generación Z folla sin condón

Marina Prats
Escena de sexo en 'Élite' (Netflix).

Cuando nacieron ya había Internet. Dominan varios idiomas y tienen un alto nivel educativo. Y forman parte de una generación vapuleada a nivel de empleo. Pueden acceder a toda la información a golpe de clic. Sin embargo, en la cama follan sin condón. 

Los conocidos como centennials o Generación Z —nacidos entre el 1995 y el 2000— son los que más descuidan el sexo seguro, a pesar de ser más precoces.

El uso de condón entre los jóvenes de entre 20 y 24 años ha caído de un 84 a un 75% entre 2012 y 2018, según datos del Ministerio de Sanidad. Esto ha provocado un aumento de las enfermedades de transmisión sexual (ETS). La ausencia de preservativo en las relaciones sexuales ha hecho que se alcance un máximo histórico de contagio de este tipo de dolencias en España: cerca de 9.000 casos en 2018, que han obligado a Sanidad a hablar de epidemia.

Pero, ¿por qué una generación tan formada y que vive de pleno la sexualidad no usa condón

El VIH ya no asusta

Los expertos lo tienen claro: “Se ha perdido el miedo al contagio del SIDA”. La epidemia que causó pavor en los 80 y 90 en todo el mundo parece una leyenda urbana. Los medicamentos retrovirales la convierten en una enfermedad crónica y no mortal, pero los datos siguen ahí: entre 140.000 y 170.000 personas en España tienen VIH y cinco de cada diez no han sido diagnosticados.

“La gente joven lo entiende como una infección más controlable y están más tranquilos porque no hay tantas muertes”, indica Raquel Hurtado, responsable de juventud de la Federación de Planificación Familiar Estatal (FPFE). El descenso de fallecimientos en la segunda década de los 2000 lo explica. En 2016 fallecieron 498 personas (un 1,2% del total de muertes en España) frente a las más de 4.000 que morían anualmente en los 90, según el Ministerio de Sanidad.

Esto no significa que la enfermedad haya desaparecido. “Hay que repetir hasta la saciedad conceptos claros para evitar confusiones frecuentes, el SIDA...

Sigue leyendo en El HuffPost