Los gatos son más expresivos de lo que creemos

José de Toledo y J Toledo
Los gatos son más expresivos de lo que creemos

Los gatos tienen fama de animales ariscos y traicioneros. De los que no te puedes fiar, porque no hay manera de saber qué piensan o cómo se sienten. Pero igual el problema es que los humanos somos muy malos a la hora de reconocer sus expresiones.

Un estudio reciente así lo demuestra: apenas un 13% de nosotros somos capaces de reconocer las pistas que nos ofrecen los gatos sobre su estado de ánimo. Y este 13% incluye a veterinarios y otras personas acostumbradas a trabajar con gatos.

Antes de continuar, nos podemos preguntar para qué sirve este estudio. Además de la respuesta común - “todo conocimiento es bueno” - hay otro motivo: los gatos son una de las mascotas más frecuentes, y reconocer sus expresiones faciales mejora su calidad de vida. Si vamos a tener un animal doméstico, hagamos lo posible porque sea feliz.

¿Cómo se llevó a cabo el estudio? Los investigadores mostraron un vídeo con 20 expresiones faciales distintas de gatos a un número sorprendente de voluntarios. Cada una de las 6.329 personas participantes en el estudio debía señalar si el gato del vídeo mostraba un sentimiento positivo o negativo.

De todas ellas, apenas el 13% fueron capaces de detectar correctamente 15 de las 20 expresiones de los gatos. Lo curioso es que apenas tenía influencia ser dueño de gatos, o un apasionado del animal. Por otro lado, las mujeres demostraban ser mucho más hábiles al reconocer los sentimientos que los hombres.

Un factor que sí diferenciaba a los que lo hacían mejor era el hecho de tratar, en un entorno profesional, con gatos: veterinarios, responsables de refugios animales e incluso voluntarios puntuaban mejor que el resto de personas.

Lo que tiene sentido. Si te ganas la vida – al menos en parte – a cuidar del bienestar de los gatos, necesitas reconocer las reacciones positivas y negativas de estos animales. Pero también ofrece una explicación clave: no nacemos sabiendo interpretar las caras de un gato, aprendemos a hacerlo.

Y esta sería la conclusión básica del estudio. Tanto es así, que los investigadores han diseñado una página web para que, quien quiera, se pueda entrenar para reconocer las expresiones de los gatos.

Me enteré leyendo aquí.

Más historias que te pueden interesar: