La gastronomía tradicional europea amenazada por el cambio climático

La gastronomía tradicional europea amenazada por el cambio climático

Las aceitunas de Kalamata, el jamón ibérico y el queso parmesano representan la excelencia de la gastronomía europea.

Los productos tradicionales y regionales, protegidos por etiquetas europeas DOP o IGP, garantizan su calidad. Hay más de 3.500 en toda Europa. Pero este patrimonio culinario está ahora amenazado por el cambio climático.

En el corazón de Francia, las vacas vuelven por fin a pastar tras un verano de sequía que repercutió directamente en la producción de un queso de etiqueta: el Fourme de Montbrison.

"Normalmente, en nuestra zona, durante al menos 4 meses a tiempo completo, las vacas se quedan fuera y comen la hierba que hay en el exterior, pero este año, los prados tenían la hierba muy corta y más bien amarilla, por lo que las vacas no tenían nada que comer", explica Véronique Murat, ganadera y productora del queso "Fourme de Montbrison".

La etiqueta AOP (Appellation d'Origine Protégée) exige que el 100% de la alimentación de las vacas proceda de esta zona: un criterio difícil de cumplir este año. Por ello, la ganadera solicitó una excepción.

"Con la excepción pudimos comprar forraje fuera de la zona de la DOP. Eso nos salvó", añade.

Aumentan las solicitudes de excepción

Su producto está lejos de ser el único afectado. De los aproximadamente sesenta quesos franceses con etiqueta, casi la mitad han obtenido una exención este año.

"Antes teníamos solicitudes de modificación temporal del pliego de condiciones, sobre todo en el sur de Francia, pero ahora vemos que hay más DOP, sobre todo en la parte alta de Francia, más en el norte de Francia", Hubert Dubien, presidente de las DOP lácteas francesas.

¿Pueden estos cambios de criterio alterar la calidad y el sabor del producto? Hemos preguntado al instituto encargado de las etiquetas en Francia.

"Estamos muy atentos a que se mantenga la tipicidad del producto, para que no se altere el sabor de la leche y, por tanto, el del queso. Un queso Comté seguirá siendo un queso Comté, y el consumidor apenas lo notará", afirma la directora del INAO, Carole Ly.

El parmesano italiano está amenazado y el jamón ibérico sube de precio

Francia es uno de los Estados miembros con más productos etiquetados, sólo por detrás de Italia. En el valle del Po, debido al nivel históricamente bajo del río que riega los campos, se prevé un descenso de la producción de parmesano.

En España, los cerdos con los que se elabora el jamón ibérico de Bellota se han quedado sin alimento, lo que ha provocado un aumento de los precios.

En toda Europa, la ola de calor ha puesto a prueba a los productores, ansiosos por cumplir los criterios de calidad de las etiquetas...

Y ante el calentamiento global, más que nunca, tendrán que seguir adaptándose.

"La sequía de este año, la peor en casi 500 años, es ahora probable que se produzca cada 20 años", explica Julie Van Ossel, periodista de Euronews.