La gasolina se mantiene en precios de 2012 tras marcar un nuevo máximo del año

·5 min de lectura

Madrid, 25 nov (EFE).- El precio de la gasolina sigue con la tendencia alcista que le ha llevado a marcar durante los últimos tres meses máximos anuales hasta situarse en niveles no registrados desde 2012, cada vez más cerca del récord de septiembre de aquel año.

Sin embargo, esta semana, según los datos publicados este jueves por el Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE), el precio de la gasolina se ha mantenido estable, alcanzando una media de 1,513 euros el litro, su máximo anual, exactamente el mismo valor que hace una semana, mientras que el gasóleo ha descendido un 0,4 %, hasta 1,38 euros.

Detrás de esta escalada de precios de los combustibles fósiles se encuentran, según la compañía especializada en centros de lavado y gasolineras Grupo Moure, factores como el incremento del precio del crudo debido a la escasa oferta de los países productores y el mayor margen bruto obtenido por los operadores de gasolineras.

Pese a que el precio de los ambos carburantes ha dado un respiro tras encadenar once semanas de ascensos, la gasolina se mantiene en su tercer precio más alto de la historia, solo un 0,6 % por debajo de su récord de 1,522 euros registrado la semana del 3 de septiembre de 2012, hace nueve años.

En cambio, el gasóleo, aunque algo más lejos de su máximo histórico (casi un 5 % por debajo), no marcaba niveles similares desde la semana del 25 de septiembre de 2013.

Tanto la gasolina como el gasóleo mantienen una tendencia alcista desde noviembre de 2020, cuando empezaron a subir casi de manera ininterrumpida, y que solo se vio frenada durante el pasado agosto, en pleno verano, coincidiendo con el aumento de la movilidad registrado en las carreteras españolas.

Esta situación ha provocado que desde que comenzó 2021, el precio de la gasolina se haya encarecido casi un 28 %, mientras que el gasóleo cuesta ahora un 29 % más que en el mes de enero.

Además, en comparación con la misma semana de 2020, la gasolina cuesta un 31 % más, por el 34 % que lo hace el gasóleo, mientras que si se analizan los precios de la misma semana de 2019, antes de que estallara la pandemia, la gasolina es un 17 % más cara y el gasóleo un 14 %.

Por ello, con los precios actuales llenar un depósito medio de 55 litros con gasolina cuesta más de 83 euros, mientras que con gasóleo supera los 76 euros.

Así, respecto al mismo periodo de 2020, llenar el depósito es 19 euros más caro si se usa gasolina y 20 euros si se elige gasóleo, mientras que en comparación con 2019, la gasolina cuesta 12 euros más y el gasóleo 9 euros.

AUMENTA LA DEMANDA Y SE ESTANCA LA OFERTA

El aumento del precio de los carburantes en el último año se debe principalmente al encarecimiento del petróleo, una situación provocada por la mayor demanda registrada tras la primera fase de la pandemia y que no ha sido respondida por los principales países productores con un aumento de la oferta.

Los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) redujeron la oferta de barriles de crudo durante la pandemia a raíz de la caída de la demanda, y actualmente están incrementando la oferta de una manera gradual que está provocando el encarecimiento de los precios.

Así, el pasado mes de julio la OPEP+, formada los miembros de la OPEP y otros aliados como Rusia, decidió aumentar el nivel de bombeo en 400.000 barriles diarios (bd) cada mes hasta septiembre de 2022, y reunirse mensualmente para vigilar la situación y eventualmente reajustar el nivel de la oferta.

Países como Estados Unidos han pedido que se aumente aún más la oferta de cara a la siguiente reunión de la OPEP+ del próximo 2 de diciembre, e incluso ha llevado a cabo esta semana la mayor reducción de las reservas estratégicas de petróleo de su país hasta la fecha para frenar los precios de los carburantes.

CRECE EL MARGEN BRUTO DE LAS GASOLINERAS

Por otro lado, Grupo Moure también señala el aumento del margen bruto de distribución de las gasolineras, que recoge la diferencia entre el precio antes de impuestos y la cotización internacional, y que en 2020 registró su máximo histórico tanto para la gasolina como el gasóleo, pese a la caída generalizada de los precios de venta por la pandemia.

Según los datos publicados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) el pasado mes de junio, este margen alcanzó los 25 céntimos de euro por litro en el caso de la gasolina, y 24 céntimos para el gasóleo, cuando en 2014, hace siete años, se situaba en 17 céntimos.

Este aumento del margen bruto ha provocado que los diferenciales de precios y márgenes con Europa se ampliasen, y que los precios antes de impuestos en España se situaran entre los más altos de la media europea.

EL PRECIO MÁS BAJO DE LAS GRANDES POTENCIAS EUROPEAS

Sin embargo, el precio de los carburantes en España se sitúa entre los más bajos en comparación con el resto de países del entorno, gracias a que la carga impositiva que soporta es del 50 % del precio total, mientras en otros estados alcanza el 60 %.

Esta semana, mientras que en España la gasolina se paga a 1,513 euros el litro, en Alemania se ha pagado a 1,741 euros, en Portugal a 1,718 euros, en Italia a 1,747 euros, en Holanda a 2,019 euros, y en Suecia a 1,754 euros.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente