El gas de los Países Bajos al rescate de las naciones europeos para superar la crisis energética

·3 min de lectura

A pesar de que los precios de la energía se han disparado y de la escasez de suministro de gas natural en la Unión Europea, el Gobierno holandés ha decidido proceder al cierre de pozos de gas natural en la región de Groninga. El yacimiento es uno de los mayores del mundo, con un valor de hasta 1.000 millones de euros. Pero es un tesoro que permanecerá intacto en el futuro... debido a las sacudidas sísmicas provocadas por la extracción de gas. Han dañado un elevado número de casas.

El equipo de Euronews se reunió con el presidente del Consejo del Gas de Groninga, un grupo que representa a las organizaciones de la sociedad civil de la región afectada.

"Ha habido 1 200 terremotos, y contamos con 27 000 casas que han sido inspeccionadas porque no son lo suficientemente seguras para vivir en ellas", declara Jan Wigboldus, presidente de Groninger Gasberaad.

Pero un número creciente de expertos insta al Gobierno a revisar su decisión y a prolongar la extracción de gas durante algunos años más. Esto podría ayudar a asegurar el suministro futuro y a reducir los precios de la energía, argumentan.

Tenemos una guerra en Ucrania, se avecina una recesión económica, en realidad el escenario completo está cambiando. ¿Cuál es su recomendación?, pregunta Hans von der Brelie, periodista de Euronews.

"El campo podría reabrirse en caso de una situación de emergencia. Así que cuando los habitantes de Alemania, Estonia u otros países sufran realmente una escasez de gas, se tratará de una situación de emergencia. Y entonces se reconsiderará la decisión de reabrir el yacimiento de gas de Groninga para producir más", afirma Machiel Mulder, profesor de Regulación de Mercados Energéticos en la Universidad de Groninga.

Una alternativa a la extracción de gas en el país es la importación de gas del extranjero: las autoridades de los Países Bajos han puesto en marcha una terminal suplementaria de 'GNL' (gas natural licuado). Otros países, como Alemania y Francia, también están creando nuevas infraestructuras para importar gas natural licuado.

"La Unión Europea sí está tomando medidas para hacer frente a la crisis energética. Las autoridades de los Países Bajos han anclado nuevas terminales de 'GNL' en el puerto de Eemshaven, y por allí (el periodista señala hacia el lugar por el que se aproxima una embarcación) está llegando el primer cargamento con gas natural licuado procedente de Estados Unidos. Esto significa que, junto con sus aliados, Europa consigue tener esta crisis bajo control", señala Hans von der Brelie.

Pero, ¿es suficiente? Entretanto, las autoridades de los Países Bajos han relanzado sus centrales eléctricas de carbón. Esto resulta perjudicial para el clima. Utilizar el gas de Groninga sería menos dañino. ¿Podría el Gobierno neerlandés cambiar su decisión? Hoy por hoy… no lo parece. Pero… algunos pozos de gas no se van a cerrar de manera definitiva. En caso de emergencia real, el Gobierno de los Países Bajos puede volver a conectar el gas de Groninga a la red, con rapidez.