Garicano, jefe de Ciudadanos en Europa, intenta calmar a los críticos que avisan del peligro de desaparición

Garicano, jefe de Ciudadanos en Europa, intenta calmar a los críticos que avisan del peligro de desaparición

El jefe de Ciudadanos en Europa, Luis Garicano, el único integrante de la gestora que dirige el partido que no era de la Ejecutiva permanente, ha tratado de calmar a los críticos que ayer duramente cargaron contra el continuismo y la falta de autocrítica y avisaron de que por ese camino iban a la desaparición.

La reunión del Consejo Político de ayer para votar a la gestora que dirigirá el partido hasta la Asamblea extraordinaria del 15 de marzo para elegir al sucesor de Albert Rivera se celebró en un ambiente muy bronco, según se refleja en unos audios a los que ha tenido acceso Efe, en los que se escucha a algunos intervinientes cargar las tintas contra Francisco Igea, vicepresidente de Castilla y León.

Garicano, que en su día también mostró su disconformidad con la estrategia de la cúpula de Rivera de no facilitar la investidura de Pedro Sánchez, tomó la palabra para asegurar a los más críticos y especialmente a los que votaron en contra de la lista continuista de la gestora que no alberguen dudas de que hay voluntad de cambiar: "La voluntad de cambio es evidente", dijo.

"Las personas que han tomado las decisiones han decidido ponerse a un lado. Cs va a sufrir cambios muy importantes y quiero deciros que las cosas van a hacerse bien y que vamos a ser lo que tenemos que ser, un partido imprescindible para España", dijo dirigiéndose a aquellos que lamentaron que José Luis Villegas o Fran Hervías, el núcleo duro de Rivera, sigan en la dirección del partido como parte de la gestora, aunque anunciaron su dimisión hace unos días.

Otros, como el concejal del Ayuntamiento de Barcelona y miembro de la comisión disciplinaria de Cs, Francisco Sierra, no tuvieron ningún miramiento con algunas de esas voces críticas, especialmente con Igea, aunque no se refirió a él por su nombre pero muchos de los asistentes coincidieron en que hablaba de él.

A las palabras del vicepresidente de Castilla y León que tachó de "bochornoso" el hecho de que no se dejara votar en urna y se tuviera que hacer a mano alzada y antes del debate, Sierra respondió: "He escuchado la palabra bochorno y el bochorno me lo ha causado escuchar a algunos cargos públicos que han querido destruir el partido desde dentro".

"El bochorno me lo causa incluso uno de esos cargos del partido que se permitió el lujo durante la campaña electoral, en un encuentro con compañeros suyos con altos funcionarios de este país, de ponernos verdes y eso no lo podemos tolerar", añadió.

También muy duras fueron las palabras del consejero murciano José Luis Martínez, quien lamentó que el partido no haya entendido el mensaje que les ha trasladado la ciudadanía con el desastroso resultado electoral y cargó contra la dirección saliente, representada en la gestora, por intentar "boicotear y obstaculizar" el proceso que están llevando a cabo en Murcia de reunirse con las bases para tomarles el pulso.

"Nos llaman aleales, nos dicen que nos estamos reuniendo sin el consentimiento del partido. Este no es el camino, las bases tienen puesta su mirada aquí y yo esperaba que esto fuera el proceso de un camino largo y tortuoso para que Cs vuelva a tener el respeto de su militancia", explicó.

Tampoco le gustó nada al dirigente murciano que no se pudiera votar en urna porque el voto "tiene que ser libre y democrático", y lanzó un aviso" Este no el camino y así vamos a la desaparición. Ustedes mismos.

 

Más historias que te pueden interesar: